Alemania reconoció el genocidio en Namibia e indemnizará al país africano con 1.100 millones de euros

Se calcula que durante los años 1904-1907, entre 34.000 y 75.000 personas murieron asesinadas en Namibia por tropas alemanas de ocupación.

Imágenes del genocidio herero y namaqua. (AFP)

Alemania reconoció este viernes que entre a principios del siglo pasado cometió un genocidio en Namibia, y se comprometió a indemnizar al país africano con 1.100 millones de euros, informó la agencia alemana de noticias DPA.

Alemania invadió Namibia en 1884, luego de que las potencias europeas se repartieran el continente africano en la Conferencia de Berlín ese mismo año. Los teutones crearon hasta 1915 la llamada “África Sudoccidental Alemana” (Südwestafrika). Durante tres décadas, debieron enfrentar incesantes levantamientos de las tribus locales.

El genocidio de Namibia se produjo con la intención de sofocar con una revuelta de los pueblos herero y namaqua. Se calcula que los alemanes acabaron a una cifra de entre 24.000 y 65.000 hereros (que correspondía al 50-70% de la población de aquel entonces) y a 10.000 namaquas (el 50% de la población). Además, miles de personas fueron encerradas en campos de concentración u obligadas a caminar por el desierto hasta morir.

Naciones Unidas considera a esta matanza como el primer genocidio del siglo XX.

Imágenes del genocidio herero y namaqua. (AFP)

Política

Heiko Maas, ministro de Asuntos Exteriores alemán, expresó: “Como gesto de reconocimiento por el inconmensurable sufrimiento infligido a las víctimas, queremos apoyar a Namibia y a los descendientes de las víctimas con un programa sustancial de 1.100 millones de euros para la reconstrucción y el desarrollo del país”.

Me complace y agradezco que se haya podido llegar a un acuerdo con Namibia sobre cómo abordar conjuntamente el capítulo más oscuro de nuestra historia común“, dijo Maas. “Nuestro objetivo era y es encontrar un camino común hacia una auténtica reconciliación en memoria de las víctimas“, añadió.

El funcionario aclaró que este acuerdo no implica hacer “borrón y cuenta nueva”, sino que “el reconocimiento de la culpa y la petición de disculpas es un paso importante para asumir los crímenes y forjar juntos el futuro“.

Representantes de ambos países negociaron un acuerdo -que necesariamente debía incluir una declaración política- durante el plazo de seis años. El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, viajará a Namibia a pedir perdón oficialmente en el Parlamento local.

Reparación

El Gobierno de Alemania clasificará las matanzas como genocidio en base a la legislación actual. Se prevé que los 1.100 millones de euros se inviertan en la zona donde viven los descendientes actuales de los herero y los namaquas.

Los alemanes avisaron que esta “reparación histórica” es “una cuestión de obligación política y moral”, y no significa que se dará lugar a otros reclamos legales por indemnizaciones.

Alfredo Hengari, portavoz de la Presidencia de Namibia, dijo al periódico “The Namibian” que su Gobierno debatirá el asunto: “Adoptamos una postura sistemática en las negociaciones del genocidio. El presidente Hage Geingob se pronunciará sobre la primera fase del proceso y discutiremos los pasos con las comunidades afectadas“, expresó.

Desde la Autoridad Tradicional Ovaherero y la Asociación de Líderes Tradicionales opinaron que el anuncio “no es más que un acto de propaganda” por parte de los alemanes y “un engaño” del Gobierno de Namibia.

Alemania devolvió algunos cráneos del genocidio. (AFP)

No es suficiente por la sangre de nuestros ancestros. Lucharemos hasta el infierno y de vuelta. Nos iremos a la cama con el demonio si eso nos da lo que merecemos“, expresó Vekuii Rukoro, líder Ovaherero. “El presidente Geingob no tiene autoridad para representar a los herero y a los nama. Windhoek no busca reparaciones, persigue sus proyectos de desarrollo. Esa cantidad no es una compensación suficiente“, apuntó.

La oposición namibia, además, calificó la oferta alemana como “un insulto”.

Hengari dijo que las declaraciones de sus críticos son “incorrectas y falsas. La posición del presidente siempre ha sido clara. Alemania admitió que ocurrió un genocidio, se disculpó y pagará reparaciones a las comunidades afectadas“, cerró.