Argentina: murió de coronavirus joven que esperó una cama durante horas en el piso del hospital

Lara Arreguiz tenía 22 años y sufría de diabetes. El sistema de salud del país trasandino está colapsado y la vacunación avanza lento.

Lara Arreguiz. La imagen de la joven esperando en el piso se volvió viral. Días después. murió.

El caso de Lara Arreguiz (22) conmociona a Argentina desde el pasado viernes, cuando se confirmó su fallecimiento por Covid-19. La difusión de una imagen de la joven acostada en el piso del hospital, esperando ser atendida, generó angustia e indignación en las redes sociales.

El padre de Lara contó a medios locales la odisea que debieron atravesar como familia para conseguir una cama. En diálogo con Infomercury, Alejandro dijo que Lara: “tenía covid. Las placas dieron pulmonía bilateral. En solo dos días fue impresionante cómo avanzó la enfermedad y le tomó ambos pulmones, por eso se ahogaba. Perdón, estoy hecho pelota. No tengo ganas de hablar”.

-Además: Pasaporte Covid-19: cada vez más países implementan un “certificado verde” de circulación

Claudia, la madre, contó que no quisieron atenderlos en el primer hospital al que acudieron, ya que Lara era diabética e insulino dependiente desde los 10 años. “Le dieron un antibiótico vía oral y nos dijeron que no tenían las condiciones para atender a un paciente de alto riesgo como ella”.

Al día siguiente, Lara y Claudia esperaron durante horas en el hall de otro centro de salud. “Tuve que decirle tres veces a la persona de admisión que por favor la haga pasar. Ella estaba muy descompensada, me decía que se desmayaba”, explicó Claudia.

Lara Arreguiz. La joven estudiaba veterinaria y amaba a los animales.

Ya en el nosocomio, “primero me hicieron ver a un enfermero en un pasillo. Él desde ahí deriva a los que necesitan respiración y a quienes van a atenderse a guardia común. Todas las personas que tienen que atenderse por otras cosas sí o sí pasan por donde está la gente con posible covid. El protocolo no se respeta. En la sala de ingreso solamente hay una cinta de peligro que separa a la gente con posible covid de los demás”, declaró la mujer.

Su hija no podía hablar ni respirar: la sensación de ahogo era insoportable. Lara sintió la urgente necesidad de recostarse. Claudia pidió enfermeros del hospital que dejaran que su hija se acueste en una camilla vacía. Pero los trabajadores de la salud se la negaron por protocolo.

El piso estaba frío y sucio, pero ella se acostó igual”, dijo Claudia, visiblemente conmovida. Otra paciente le prestó un abrigo para taparse. “Se acercó y me recomendó que no se acostara en el piso, porque estaba frío. Pero mi hija quería recostarse. Le pusimos mi campera y el bolso abajo, y ella me dio la suya para taparla. No le importó que mi hija tuviera coronavirus”, manifestó.

Ahí le saqué una foto, de la indignación que tenía. Cuando pasó un médico y la vio, yo le dije que ‘acá la gente no se muere por covid, se muere por la ineficiencia de las personas’”, se quejó la mujer. “La señora que nos prestó el abrigo tuvo más empatía que todos los médicos que estuvieron ahí ese día”, observó.

Lara Arreguiz. La imagen de la joven esperando en el piso se volvió viral. Días después. murió.

Saturación

Al final, la joven quedó internada por su cuadro grave de coronavirus. Según palabras de la mujer, “tosía tan fuerte que sentía que estaba por vomitar”.

Ambas estuvieron nueve horas en el centro de salud antes de que llegara una ambulancia. “En ningún momento la sala de espera estuvo vacía, era increíble la cantidad de gente que había ahí”, dijo Claudia.

Al mismo tiempo, el director de Salud de la provincia de Santa Fe, la zona donde vive la familia Arreguiz, confirmó que ya no había “camas disponibles en Santa Fe, Rosario ni Rafaela”.

Lara Arreguiz. La joven estudiaba veterinaria y amaba a los animales.

Final

Cuatro días después, Lara sufrió tres paros cardiorrespiratorios y murió. Un día antes tuvo que ser entubada y asistida con respiración mecánica. Sus pulmones estaban muy afectados por el SARS-CoV-2.

Las enfermeras nos decían que nos tranquilicemos, que ella era una chica joven y fuerte. Yo la iba a visitar todos los días, solo quince minutos mediante una ventana, era muy duro verla ahí sola sin poder hacer nada”, declaró su padre.

-Te puede interesar: Comienza a funcionar el polémico Pase de Movilidad ¿Cómo funciona?

Era un ángel, una chica sin maldad. A mí se me murió un hermano, pero mi mamá siempre me decía que no hay dolor como la muerte de un hijo y es así, tal cual, un dolor en el alma que asfixia”, lamentó Alejandro.

Fue todo muy injusto. Falta de solidaridad, profesionalismo y empatía”, escribió la madre en redes sociales. “Si de entrada hubiese tenido un suero o una cama de terapia, mi hija se hubiese salvado. Más allá de que esté todo el sistema desbordado, faltó sentido común”, cerró.