Bad Bunny: “Hay que romper eso de que los gringos son dioses”

Y es que el Conejo Malo desafía a la industria, lanzando una carrera sin el amparo de ningún sello musical y cantando solo en español.

El 2020 fue un gran año para Bad Bunny. Fue el artista más escuchado en Spotify con más de 8.300 millones de reproducciones; se consolidó en la escena internacional y se posicionó en el puesto n°1 en los billboard

Parece lejana su vida como empaquetador en un supermercado de Vega Baja, Puerto Rico. Ya que, en solo 5 años, logró que el mundo bailara a sus pies.  

Pese a su éxito, reconoce la discriminación que hoy vive el género urbano: “Y no se va a superar nunca, eso es como el racismo o como la homofobia. Suena feo con cojones”, afirmó para El País Semanal de España. 

“El reguetón es un género que viene de la calle, del underground, de la gente pobre que no tuvo opciones. A veces, hasta criminales, pero no lo digo de forma despectiva. Gente que salió de la cárcel, o vendían drogas, y al final vio una luz en ese género del reguetón. Muchos pudieron abandonar ese estilo de vida y comprarse casa y carro. Yo creo que de ahí viene ese rechazo. Pero a mí no me molesta, que digan lo que quieran, hay un mundo entero bailando las canciones, disfrutando de la vida sin prejuicios”, dijo. 

Y es que el Conejo Malo desafía a la industria, lanzando una carrera sin el amparo de ningún sello musical y cantando solo en español. Además, se enfrenta a diversos perjuicios dada su elección de moda y letras de canciones que van en defensa de los derechos de la comunidad LGBTQ+

“Y por eso lo hago, porque sé el alcance que tengo en Latinoamérica. Tengo fans de muchos tipos; fans de la comunidad LGTB y también, estoy seguro, fans homofóbicos. Feministas y machistas. Yo tengo la capacidad de engancharlos con este reguetón y con este vocabulario. Les hablo como hablamos nosotros y les doy un mensaje sin que sientan que les doy un sermón”. 

Nadie lo intenta convencer de cantar en inglés, porque ya saben la respuesta. Pese a sus colaboraciones con Drake y Cardi B, no sigue el patrón de cambiar de idioma al entrar a la industria de habla inglesa: “Hay que romper eso de que los gringos son dioses… No, papi”.

En la escena musical latina, era común ver artistas como Ricky Martin, Enrique Iglesias y Shakira, sacar sus singles en español, para luego lanzar las versión en inglés para su público en Estados Unidos. 

“Quizá era necesario y abrieron puertas a este boom latino, pero ese momento para mí acabó. Me enorgullece mucho llegar al nivel en el que estamos hablando en español, y no solo en español, sino en el español que hablamos en Puerto Rico. Sin cambiar el acento”.