Britney Spears pide fin a tutela legal: “Estoy traumatizada”

Jamie Spears es tutor del patrimonio y la vida de la cantante pop.

britney spears

Luego de 13 años de silencio, Britney Spears finalmente se pronunció ante la corte de Los Ángeles, pidiendo fin a la tutela legal que tiene su padre desde 2008.

La princesa del pop solicitó a la jueza de la Suprema Corte, Brenda Penny, suspender a su padre, Jamie Spears como tutor de su patrimonio estimado en US $60 millones (44 mil millones de pesos) y otros aspectos de su vida.

Por más de 20 minutos, la cantante leyó una carta en donde expresó su enojo, frustración y tristeza acumulada por más de una década.

“Le he dicho al mundo que estoy bien y feliz (…) Estoy traumatizada. No estoy feliz, no puedo dormir”, dijo en la audiencia, que insistió fuera pública.

En la misiva también detalló la administración de medicamentos, específicamente, el litio, el cual se lo dieron “contra su voluntad”. Además, describió que los efectos eran tan fuertes que se sentía “embriagada” y “no podía mantener una conversación”.

“Han pasado muchas cosas desde la última vez que vine a la corte hace dos años. No había regresado a la corte porque sentí que no fui escuchada”, declaró remontándose a noviembre del año pasado, cuando un juez se negara a su petición y extendiera su tutela hasta septiembre de 2021.

La respuesta del padre de Britney Spears

Luego de un breve receso, la abogada defensora del padre de Britney Spears leyó un comunicado en el que describía el dolor que sentía. “El señor Spears ama a su hija y la extraña mucho”, expresó.

Por el contrario, Britney insistió que su padre es alguien que “le encantaba” dañar a su propia hija. Uno de sus abogados expresó que Spears tenía “miedo de su padre”, agregando que deseaba demandar a su propia familia por lo que le han hecho a lo largo de los años.

“La custodia no tuvo ningún sentido desde su inicio. Le pago a gente para que me controle. He trabajado desde los 17 años y esta custodia es un abuso”, remarcó.

“Merezco tener un descanso de dos o tres años. Me siento abierta y estoy bien para hablar contigo sobre esto. Siento que se unen en mi contra, me siento intimidada, excluida y sola. Estoy cansada de sentirme sola. Merezco tener los mismos derechos, tener un hijo o cualquiera de esas cosas”, finalizó.