Casen 2015: trabajo femenino anota máximos pero brecha salarial de género persiste

Encuesta también detectó que los desocupados e inactivos mantienen bajos niveles de capacitación.

103

La participación laboral femenina ha crecido con fuerza en los últimos 25 años en Chile: en 1990 la tasa era de 32,5% y en 2015 llegó a 47,4%, aumento que a su vez impulsó a la tasa total de 52% a 58,3% en el mismo período.

Los datos corresponden a los principales resultados relacionados con trabajo de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) 2015, los que fueron revelados ayer por los ministros de Desarrollo Social, Marcos Barraza, y de Trabajo, Alejandra Krauss.

En el caso de los hombres, la tasa de participación laboral se ha mantenido estable sobre el 70% en el período, llegando a 71% en 2015.

Pero si bien la mujer ha acrecentado su presencia en el mercado laboral, aún existe una gran diferencia entre los ingresos que percibe en relación a los hombres: de $ 137 mil para ser exactos.

Esto porque el ingreso promedio mensual de los hombres alcanzó $ 520.936, mientras que el de las mujeres llegó a $ 383.853, lo que representa un alza de 1,1% y 1,6% respectivamente en relación a la Casen 2013. En esa oprtunidad, la brecha salarial se situaba en niveles muy similares a los de la última medición, en $ 137.434.

DUPLOS en Google News

“La incorporación de la mujer al trabajo permite reducir brechas, a pesar de que tenemos un desafío tremendo en materia salarial”, señaló la ministra Krauss.

Al respecto, el ministro Barraza agregó que las políticas públicas -como la recién lanzada Bolsa Nacional de Empleo- están orientadas de forma activa a disminuir esta desigualdad entre hombres y mujeres en el mercado laboral.

Sindicatos y capacitación: las nuevas preguntas

La última versión de la Encuesta Casen incorporó nuevas preguntas relativas a la participación en sindicatos y capacitaciones. Los resultados arrojaron que el 13,2% de los asalariados pertenece a una agrupación sindical, con niveles similares en hombres (13,3%) y mujeres (13%).

Sin embargo, por rango etario existen amplias diferencias. Por ejemplo, los trabajadores entre 45 a 54 años son los que tienen el mayor porcentaje de participación, (15,7%) mientras que en los menores de 19 años llega apenas al 3% y en el tramo de 20 a 24 años alcanza el 7,8%.

La medición también entregó por primera vez datos relativos a la capacitación de la población, dando cuenta que en esta área también existen brechas de género, ya que la participación de los hombres (10,5%) es superior a la de las mujeres (8,4%).

Asimismo, tanto los desocupados como los inactivos tienen un bajo porcentaje de participación: apenas un 5,3% de los desempleados se capacita, cifra que baja a 1,2% en el caso de los inactivos.

Las mujeres ocupadas son las que más se capacitan -según la encuesta- con 17,3%, proporción que se eleva a 22% en el tramo etario de 25 a 34 años.

Mientras que el 15,1% de los hombres ocupados recibe este tipo de formación.