GASTOS DE CAMPAÑA

Karina Oliva: ¿$137 millones en asesores que aprobaron autodestructivo live con Naya Fácil?

La campaña para gobernadora de la Región Metropolitana le está saliendo cada vez más cara a Karina Oliva. Al desprestigio que sufrió tras un recordado "live" con Naya Fácil, se suman cuestionamientos por los millonarios pagos a colaboradores.

Oliva y Naya Fácil.Campaña a gobernadora le salió muy cara a Karina Oliva.
Escrito en COLUMNA el

En mayo de este año se realizaron las elecciones de gobernadores regionales. En la Región Metropolitana compitió Karina Oliva, quien esperaba derrotar a Claudio Orrego representando "una nueva forma de hacer política" que finalmente le explotó en la cara, con gastos tan altos como cuestionables, y maniobras comunicacionales que le jugaron en contra, como el "live" con Naya Fácil.

Enfrentada por Monserrat Bustamante y Julio César Rodríguez en el matinal de CHV, la ahora candidata a senadora se comportó como alguien que es puesto en evidencia. Trató de desviar el foco de las preguntas de maneras que insultan la inteligencia, al punto de provocar la molestia de Rodríguez en varias ocasiones.

Con la boca seca por los nervios, Oliva terminó medio reconociendo y luego negando la emisión de boletas que podrían considerarse ideológicamente falsas, los altos cobros de los 7 colaboradores que sumaron $137 millones por labores que se extendieron por entre uno y cinco meses, y que "se ve mal" que uno de ellos sea su ex pareja, Jorge Ramírez, con quien tiene un hijo. 

¿Quién no querría lo mejor para el papá de su hijo? ¿Por qué no un pitutito en la campaña para llevarse 16 millones de pesos por -se supone- 5 meses de trabajo? Igual no es tanto... comparado con los $40 millones que cobró Martín Miranda en el mismo periodo. 

Lo peor -o quizás no; es difícil elegir "lo peor" en todo esto- ni siquiera es lo expuesta que queda la ex candidata a gobernadora en prácticas que, se predicaba, son propias de las campañas de la "vieja política" ("a lo Nelson Acosta", como desatinó en su momento).

Lo peor es que si uno paga más de $130 millones por asesorías, espera un trabajo que pueda adjetivarse como "de lujo", "serio", "de calidad" o con otros conceptos similares; no un autogol de mitad de cancha como el "live" con Naya Fácil en que Karina Oliva le declaró su admiración y la de su hija, sin matices.

Un mínimo estudio por parte de cualquiera de esos asesores la habría puesto en alerta sobre el contenido para adultos alusivo a la prostitución, el consumo desenfrenado de drogas y otros temas recurrentes de la influencer.

Oliva terminó perdiendo en segunda vuelta una elección que iba a representar una victoria emblemática para la "nueva forma de hacer política", contribuyendo, por el contrario, al "todos los políticos son iguales" y nociones por el estilo, que casos como este hacen parecer cada vez menos un cliché y más una manifestación de la sabiduría popular...

Gráfico de CHV.

Comenta en @DUPLOS.CL.