ELECCIONES 2021

Abstención: el verdadero "ganador" de la primera vuelta que será determinante en la segunda

Más de la mitad del padrón electoral no asistió a votar, aprovechando la facultad que entrega la ley de voto voluntario. La abstención marcó una nueva elección y será determinante en la segunda vuelta.

Abstención.Considerar este factor baja los porcentajes de votos de los candidatos.
Escrito en COLUMNA el

La abstención en las elecciones recién pasadas superó el 50%. Según datos oficiales del Servel, este domingo votaron 7.093.303 personas, de un padrón de 15.030.973. 

Eso quiere decir que casi el 53% de las personas habilitadas para votar no lo hizo, y si a ese porcentaje se suman los votos en blanco, podríamos aproximar la cifra hasta un 54% (como muestra el gráfico).

El análisis más obvio no puede ser más fácil: en esa gigantesca masa de casi 8 millones de personas está la clave para escoger al próximo Presidente de Chile. Sin embargo, a la hora de hacer el desglose de los votos, se suele considerar solo a quienes votaron en primera vuelta y, además, muchas veces se asumen traspasos de votos que no ocurren en la realidad.

José Antonio Kast obtuvo 1.961.122 votos. Gabriel Boric 1.814.809. Menos de 150 mil votos de diferencia. 

Franco Parisi sorprendió consiguiendo 899.403 votos. Un poco más que Sebastián Sichel, que llegó a 898.510 votos. Más atrás quedó Yasna Provoste, con 815.558 votos. La lista la cierran Marco Enríquez-Ominami, con 534.485 preferencias, y Eduardo Artés, con 103.181.

Traspasos de votos y factor abstención

Aunque en redes sociales se han asociado rápidamente los votos de Parisi y Sichel a los de Kast (que sumarían en total 3.759.035, más del 50%, si se considera solo a las personas que votaron en primera vuelta), nada asegura que eso vaya a suceder.

Un análisis un poco más fino dividiría los votos del candidato del Partido de la Gente y del expresidente de BancoEstado, quizás no en 2 partes iguales, pero difícilmente se vayan todos con el candidato del Partido Republicano.

Lo mismo pasa con los votos de Provoste y de ME-O, que quienes dan por sentado que se traspasan a Boric no toman en cuenta la evidencia de elecciones anteriores. Tanto entre la Democracia Cristiana (partido de Provoste), como entre los partidarios de Enríquez-Ominami ha habido, históricamente, muchos que se han pasado a la derecha en las votaciones decisivas.

De todas formas, con más o menos precisión, todos los análisis que solo consideren a las personas que votaron en la primera vuelta estarán equivocados. Esta elección presidencial terminó oponiendo 2 liderazgos que, con sus defectos y virtudes, representan cosas totalmente distintas. "Comunismo" versus "Fascismo", diría la propaganda. Lo cierto es que va mucho más allá.

¿Qué tan allá? ¿Cuánto pesan el miedo al comunismo y al fascismo, respectivamente? ¿Cuánto temen la inestabilidad los partidarios de uno, y el totalitarismo los partidarios del otro? Son preguntas de importancia secundaria. 

La pregunta realmente importante es ¿Qué hará que se muevan a votar -o no- quienes están entre esos casi 8 millones de personas que, palabras más, palabras menos, se preguntan: ¿son tan distintos los comunachos y los fachos a la hora de gobernar?

Comenta en @DUPLOS.CL.