Última hora
ELECCIONES PRESIDENCIALES

Mi candidato (cómo será el otro...)

La segunda vuelta de la elección presidencial vuelve a presionar hasta el extremo la idea de votar por el mal menor. Yo ya tengo mi candidato y estoy plenamente dispuesto a votar por él, pero no podría hacerle campaña.

Mi candidato.Peor es nada, dicen.
Escrito en COLUMNA el

Para estas elecciones presidenciales hay solo dos candidatos. El mío no maneja mucho las cifras en materia económica, al punto de confundirlas en varios cientos de millones incluso en los debates, cuando más preparado debía estar.

Mi candidato para estas elecciones presidenciales una vez sonrió y exclamó “¡Wena!” cuando le pasaron una polera con la cara baleada de Jaime Guzmán, con la cual posó para la cámara. Después pidió disculpas.

Por cosas como esa mi candidato es acusado constantemente de amarillo (Jorge González dijo que lo encontraba “medio yellow”). Porque hay que ser amarillo para celebrar una imagen y luego pedir disculpas por hacerlo. O la imagen no te gustaba de entrada y debiste manifestarlo en el momento, o tu reacción de gusto fue espontánea y sincera, y las disculpas están de más.

Mi candidato, en sus tiempos de estudiante, participaba de las protestas con barricadas y piedrazos. Como diputado, votó a favor de una ley que penaliza las manifestaciones que entorpecen el tránsito y se sirven de objetos para repeler ataques de la fuerza pública.

Mi candidato es acusado de violento, machista y maltratador de animales por una de sus profesoras de universidad, Carola Canelo. La misma profesora asegura que a mi candidato lo protege el sistema, gracias a sus contactos con la élite política.

Mi candidato presidencial está acusado de acoso sexual reiterado. La denuncia fue confirmada por su compañera de pacto, Emilia Schneider, quien dijo ser amiga de la víctima.

Al respecto, no contamos con mayores antecedentes que los recogidos de las redes sociales de la denunciante, que pidió que no se difunda su identidad, tras viralizarse publicaciones suyas con frases sobre mi candidato como “es un cerdo que me acosaba cuando trabajé con él”.

Todas esas “cualidades” tiene mi candidato. Y así y todo, votaré por él sin dudarlo un segundo.

Imagínense cómo será el otro...

Comenta en @DUPLOS.CL.