Última hora
CINE

"The Batman": el más humano de todos los Batman

Despojado de gran parte de su aura mística, el Batman del director y guionista Matt Reeves rescata la oscuridad del personaje, pero resulta demasiado humano y vulnerable.

Batman enamorado.Nueva película muestra a un hombre murciélago muy vulnerable.
Escrito en COLUMNA el

Los fanáticos del Batman que forjaron varios de los más grandes autores de cómics desde finales de los '80 (como Grant Morrison, Dennis O'Neil, Alan Grant, Frank Miller, Brian Azzarello, Darwyn Cooke, Mike W. BarrAlan Moore, entre otros) tendremos que seguir esperando una versión cinematográfica que esté a la altura de uno de los personajes de ficción más reconocidos de la historia.

Porque si bien "The Batman" rescata de buena forma elementos como la oscuridad, los cuestionamientos introspectivos y la capacidad detectivesca del hombre murciélago, termina relatando la historia de un tipo con un traje más que la de una leyenda.

En la película escrita y dirigida por Matt Reeves vemos a un Batman atlético, pero delgado, que suele recibir golpes, queda tirado inconsciente frente a todo el mundo, se asusta con las alturas y usa una capa que parece un pedazo de tela nada funcional, ni como arma ni como elemento identitario. 

Un Batman así podría haber funcionado si la historia se situara en sus primeros días saliendo por las noches a combatir el crimen, pero en el comienzo del film una narración del propio Batman nos informa que ya lleva dos años actuando como justiciero enmascarado.

Incluso ya existe la Batiseñal para que el comisionado Gordon lo contacte, evidenciando que más de algo tiene que haber hecho el tipo del traje en esos dos años, aunque nunca se mencione nada al respecto.

Fuera de eso, no se profundiza en la psicología del personaje. De hecho, se da tan por sentado que todos saben cuáles son las situaciones que marcan el origen de Batman, que ni siquiera se hace una alusión detallada de ellas. 

Lo cual me parece válido, pero pudo haberse reemplazado con referencias a la locura y al ego, u otros temas directamente relacionados con la mente y el alma que son intrínsecos del Caballero Oscuro.

Un Batman que camina

Al menos en tres momentos de la película, ocupando largas secuencias de pasos, en "The Batman" se enfatiza que el hombre murciélago camina. Y lento.

Y, está bien, uno de los atractivos del personaje siempre ha sido que se trata de un ser humano sin poderes, pero de ahí a acercarlo peligrosamente a la interpretación de Adam West...

Porque tanto por sus habilidades de ninja y su equipamiento tecnológico, como también por su carácter obsesivo y su sentido de la urgencia, no tiene sentido ver a Batman caminando en su lucha contra los criminales. 

Para rematar, la película desperdicia muchos minutos estableciendo una relación sentimental entre Batman y Selina Kyle (Catwoman/Gatúbela), que fuera de acentuar lo vulnerable y sensible del personaje, no deja nada para el recuerdo.

Al final, esa idea de humanizar al personaje termina destruyéndolo. El retrato de su obsesión, su locura, la dedicación para con su misión autoimpuesta y el entrenamiento y los recursos destinados para cumplirla, termina siendo menos que un bosquejo. 

Se minimiza demasiado a Batman, mientras sus antagonistas sí gozan de atribuciones como burlar la seguridad de un gobernador de EEUU y aparecer desde las sombras en su casa, o construir una serie de bombas y disponerlas en puntos estratégicos sin problema.

Toda la idea de infundir temor en los criminales que se expresa al principio del film, toda la mística que envuelve la lucha del Caballero Oscuro, todas las posibilidades de escudriñar las manifestaciones del ego, terminan diluyéndose en un personaje que raya en lo torpe y está más condicionado por su sensibilidad que por su determinación.

Comenta en @DUPLOS.CL.

Temas