Los mejores cómics del mundo: Powers

El universo del cómic está lleno de series de superhéroes, pero muy pocas los usan para desarrollar intrigas y dramas que vayan más allá del despliegue de fuerza y velocidad, como en esta obra de Brian Michael Bendis y Michael Avon Oeming.

Siempre me ha gustado distinguir entre los cómics de superhéroes y los cómics con superhéroes, como Powers. Los primeros se basan en los poderes de los personajes, los segundos en las reflexiones que se pueden desarrollar en torno a esos poderes.

Powers es un caso especial porque une ambos tipos de historias, y envuelve la combinación en relatos de detectives que logran cuajar la mezcla entre lo verosímil y lo fantástico.

Se trata de un clásico moderno, publicado entre 2000 y 2020, que ocupa un espacio macizo entre lo mejor del cómic del nuevo milenio.

Powers 1
Los detectives Deena Pilgrim y Christian Walker.

Powers: superhéroes bajo la lupa, literalmente

A través de 18 arcos argumentales, esta novela gráfica da cuenta de las aventuras de los detectives Christian Walker y Deena Pilgrim, especialistas en homicidios que involucran a “Powers”, denominación que se ocupa en el universo de este cómic para referirse a personas con superpoderes.

Los casos que deben resolver son muchos y variopintos, llevándolos a inmiscuirse hasta en la vida sexual de los superhéroes y supervillanos más poderosos.

Las relaciones afectivas y sexuales concentran buena parte de los conflictos que se desarrollan en Powers, tanto en las investigaciones policiales como en la vida personal de los protagonistas.

Sumergiéndose en las pasiones más cuestionables, o derechamente en las bajezas del ser humano, esta serie tiene la gracia de pasar de diálogos cotidianos -siempre con frases y argumentaciones ingeniosas- a situaciones fantásticas, propias de un mundo en el que abundan los tipos que vuelan, con frescura y verosimilitud.

La acción es tan intensa como los sentimientos encontrados de los protagonistas ante situaciones límite. Las conversaciones muchas veces son largas, dándole espacio al desarrollo de los personajes, y combinan clichés del género policial con humor negro, de una forma que armoniza con las secuencias de balazos, sangre y cuerpos despedazados.

Una mezcla que solo se consigue con un guion bien urdido, que toma cuerpo en ilustraciones que al principio parecen poco más que funcionales, pero terminan revelándose como una clase de síntesis y uso de colores y sombras para retratar gestos y movimientos de manera exquisita.

Powers 2
Viñeta de la saga “¿Quién mató a Retro Girl?”.

Comenta en @DUPLOS.CL.

Lo más leído

Lo más reciente