Cansancio, monotonía, falta de motivación u oportunidades de crecimiento, estrés excesivo, etc. Son muchas las razones que te pueden impulsar a considerar un cambio de empleo. Cada vez es más raro que una persona permanezca en un mismo puesto de trabajo por muchos años, y los jóvenes lideran esta tendencia. De acuerdo a una encuesta realizada por el portal Trabajando.com, un 55% de los chilenos desea ocupar un puesto de relevancia dentro de la organización en un plazo de cinco años o menos.

Aunque en los últimos años las oportunidades a nivel laboral se han multiplicado enormemente, no siempre es buen momento para tomar la decisión de aceptar un nuevo empleo. Muchas variables entran en juego a la hora de tomar esta importante determinación, por eso te presentamos 4 cosas que debes tener en cuenta a la hora de aceptar o no un nuevo empleo, publicadas por el portal Careerealism.

1. Realiza un balance

Si estás decidido a tomar el empleo, es necesario saber por qué. ¿Estás cansado de tu actual trabajo? ¿Es mayor el sueldo que te ofrecen? ¿Estás buscando más oportunidades de crecimiento? ¿No te sientes apreciado por tus jefes? Sea cual sea el motivo, siempre es fundamental analizar todas las variables, ya que el entusiasmo inicial generado por una nueva oportunidad puede ser engañoso.

2. Piensa cómo fue el proceso de selección

Cuando te llega una oferta formal es porque normalmente ya has pasado por un proceso de selección con varios filtros. Piensa detenidamente en ese período. ¿Cómo te impresionó tu potencial nuevo jefe? ¿Sientes que el ambiente laboral de la empresa es favorable?

3. Considera tus aspiraciones futuras

Antes de tomar una decisión de este calibre, resulta esencial que tengas bien presentes tus sueños y aspiraciones. ¿Cómo puede esta nueva empresa ayudarte a alcanzarlos? ¿Te brindarán posibilidades de crecimiento y formación? ¿Su cultura organizacional se pliega a tus creencias y ética profesional?

4. Consulta con tus seres queridos

Finalmente pero no menos importante, nunca debes subestimar la opinión de quienes te conocen más y han sido parte de tu camino a nivel profesional y personal. Habla con las personas que consideras pilares en tu vida, ya sea familia, amigos o pareja, acerca de la nueva oportunidad que se presenta, sus pros y contras, etc. Un poco de perspectiva externa te ayudará a tomar la mejor decisión.

Fuente: Universia