Hace unos días, tuve la oportunidad de asistir a un evento organizado por Microsoft Chile sobre el Futuro del Trabajo. Una de las primeras cosas que rescato de esta actividad es la oportunidad de reflexionar y aproximarse a retos emergentes para nuestras organizaciones.

Por Karina Pérez, Directora de Robert Half Chile

Es inevitable no profundizar en la idea de trabajo del futuro, ¿futuro? Creo que es hora de asumir que no estamos hablando realmente del trabajo del futuro, se trata de lo que está pasando ahora mismo.

Los cambios no se reducen al (re)diseño en los espacios laborales o a nuevas formas y pautas para las relaciones interpersonales. Nuestras organizaciones hoy son distintas en un sentido mucho más profundo. Todo está cambiando, siendo la tecnología el gran motor para entender mejor a nuestros clientes, transformando procesos y formas de hacer negocios. Y no solo eso, la tecnología también está modificando la forma en cómo nos relacionamos con nuestros jefes, equipos y compañeros.

Hace pocos años atrás, ir al supermercado, llenar el carrito, hacer fila en la caja, llenar tu auto, etc., era un rito obvio. Hoy, la compra llega a nuestra puerta en cuestión de pocas horas, gracias a sofisticadas apps y plataformas que nos ahorran el tedioso proceso. Más aún, el próximo paso es que la selección de nuestra canasta de productos será automatizada, producto de la inteligencia artificial y avanzados algoritmos capaces de aprender sobre nosotros.

A partir de este ejemplo cotidiano, quiero invitarlos a reflexionar desde la otra vereda, donde están aquellas empresas que desarrollan esta tecnología y proveen este tipo de servicios. Este tipo de organizaciones asumen desafíos profundos en términos de nuevos roles, formas de trabajar y nuevos entornos. Funciones como Analista de Big Data, Especialistas en Marketing Digital, Desarrolladores de Phyton no existían en el mercado laboral 5 años atrás en Chile, pero son claves HOY.

En el evento de Microsoft, un dato revelador aportado es que el 65% de nuestros hijos, que cursan su educación básica, saldrán al mundo laboral a trabajos que hoy día no existen… difícil de creer hace un par de años, pero real hoy en día.

¿Qué hacemos en este escenario? Apostaría por pensar en la empleabilidad en lugar de en el próximo trabajo, pero este tema da para tanto que espero tratarlo en otra columna aparte.