Encuesta asegura que Lula vencería ampliamente a Bolsonaro en 2022

El ex presidente de Brasil y líder del PT también aparece por encima de los otros candidatos, el ex juez Sergio Moro y el gobernador de San Pablo, João Doria.

Una encuesta de Datafolha publicada este miércoles mostró al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como favorito para ganar las elecciones presidenciales de Brasil en 2022.

El líder del PT obtuvo el 41% de la intención de voto, muy por encima del 23% de Bolsonaro. Detrás aparecen el ex juez Sergio Moro con 7%, el izquierdista Ciro Gomes con 6% y el presentador de televisión Luciano Huck, con 4%.

-Además: Operativo antidrogas en Río de Janeiro dejó 25 personas muertas y varias heridas

En una posible segunda vuelta, Lula ganaría por el 55% frente al 32% de Bolsonaro. El 11% votaría en blanco y el 2% no sabe o no contesta.

La encuesta se realizó entre 2.071 personas de 146 municipios.

En marzo de este año, la Corte Suprema de Brasil anuló las condenas de Lula por corrupción y le restituyó sus derechos políticos. El máximo tribunal del país hizo lugar al pedido de los defensores, que alegaron fallas durante el proceso e imparcialidad de Sérgio Moro, lo que habría impedido que el ex presidente tuviera un juicio justo.

El sindicalista estuvo 580 días en prisión e inhabilitado para participar de las elecciones que ganó Bolsonaro en 2018. Lula recibió un departamento de lujo de tres pisos en Guarujá a cambio de supuestos favores brindados a Petrobrás mientras estaba en el poder.

Bolsonaro se refirió a Lula durante el mes de abril: “Si Lula vuelve, por el voto directo, por el voto auditable, todo bien. Pero piensa cómo será el futuro de Brasil con el tipo de gente que él va a traer para dentro de la Presidencia“, dijo.

Si Lula es elegido, en marzo de 2023, tres meses después, él va a elegir dos magistrados más para el Supremo Tribunal Federal. Creo que la conclusión cabe a todos ustedes“, expresó.

-Además: Fiscalía de Brasil solicita marginar a Bolsonaro de la gestión de la pandemia

Por último, ante la posibilidad de ser procesado en un juicio de destitución por su gestión de la pandemia, Bolsonaro dijo que “Sólo Dios me sacará de la silla presidencial. Y si me saca, obviamente será quitándome la vida“.