Última hora
ENTREVISTA

El odio que das en Instagram: El doble filo de salud mental de la plataforma

¿Por qué abrir una cuenta en Instagram se ha convertido en un riesgo para la salud mental de las mujeres? ¿Qué hace que los hombres confundan amor con control y lo transformen después en chantaje emocional? Esta es la historia de una ciudadana alemana que vivió violencia psicológica y que todavía continúa a través de las redes sociales.

Desde Fundación Honra indican que una relación puede tornarse agresiva, cuando existe un control constante.Créditos: ONU
Escrito en ENTREVISTAS el

“Ya no puedo soportar ser amada por misóginos”  Nuestro cuerpo, nuestro sexo de Agnès Varda 

Katharina estaba trabajando desde las siete de la mañana y de repente sintió que le llegaban muchas notificaciones de Instagram. Entonces lo primero que se le ocurrió fue revisar su celular, como es la costumbre de cualquier persona. Así que se fue al baño a ver su smartphone. Sin embargo, apenas deslizó sus manos por la pantalla táctil, vio un mensaje de un tono bastante agresivo: “no tienes ni senos, pareces una niñita de once con cara de vieja”. Era otro mensaje, uno más de los tantos que ocupa dos carpetas de espacio que se acumulan desde el 2019 en su teléfono inteligente.

—Pensé que esa persona se iba a aburrir pronto—, recuerda al otro lado del mundo Katharina —de 35 años— es alemana y hoy trabaja en la industria farmacéutica. Ella conoce Chile, ya que tiene familiares chilenos. Además, estuvo viviendo un tiempo por estas tierras. 

Ese día volvió a repetirse, en la mañana o en la noche, en la casa e incluso en horas de oficina. Lo que parecía una humorada se transformó en un intento sistemático para sabotear su vida. “Labios de vagina”, “eres una pobre weona” y “travesti mal vestido”, se fueron amontonando cada día. Uno tras otro.

—En mi caso no es directamente un caso de violencia de género, solamente indirectamente. Porque la persona que me está acosando, también acosa a mis familiares, expololos y a mis colegas de trabajo. Esta persona que me está acosando es la expolola de una expareja que vive en Maipú—, contó Katharina.

Según la Encuesta sobre la violencia contra la mujer de la Subsecretaría de Prevención del Delito, hace diez años la mayoría de los casos de violencia psicológica llegaban a un 16,8 por ciento. Sin embargo, para 2020, esta cifra se incrementó en un 20,2 por ciento. 

Otro dato expuesto por la Subsecretaría se refiere a los motivos de no denunciar, ya que las mujeres entre 15 a 65 años encuestadas no consideró que “fuera algo serio” (20, 0 por ciento). Siendo un tipo de violencia que aún no se considera como tal en las 16 regiones del país. 

Katharina recuerda que cada mensaje era más hiriente, en un vano intento para herir su autoestima. Sobre el acoso psicológico que sufre comenta que tuvo su origen en una  relación con su expareja de Maipú que fue “tóxica”, —mi ex me encerró en su casa donde vivíamos con sus papás, como en Chile tienen rejas en las ventanas, no podía escaparme. Muchas veces él lanzaba chistes sobre mí, además trabaja de psicólogo y usó ese conocimiento que aprendió en la universidad para hacerme maltrato psicológico—, señaló. 

Al final pensaba que no iba a saber nada más de esa antigua relación amorosa, pero la exnovia del psicólogo la empezó a perseguir por todas las redes sociales, asimismo confiesa que la situación se volvió absurda con el tiempo. “Ella tiene casi treinta años y puede pensar por sí misma”, indica en conversación con DUPLOS.CL. 

Para Ingrid Segura, directora ejecutiva de Fundación Honra, que se dedica a la prevención contra toda violencia dirigida a la mujer, estos episodios son una realidad, “se vuelve normal vivir situaciones de violencia, hasta que un tercero, observa cómo le hacen daño y así empieza a cobrar sentido lo que está pasando”. 

Además, la trabajadora social explica que una relación puede tornarse agresiva, cuando existe un control constante de horarios, insistir para saber si alguien está sola, acceder al celular sin permiso, empezar con prohibiciones, etcétera. 

Silvia Lamadrid, socióloga y coordinadora del Núcleo de Investigación Género y Sociedad Julieta Kirkwood de la Universidad de Chile, profundiza que el problema va más allá del machismo imperante. “Esto se trata de un sistema de relaciones, o sea, en este momento, todas las culturas y civilizaciones que son parte del planeta son patriarcales. Lo que significa que se encuentran organizadas bajo la lógica de dominio masculino …  un piso bastante común que se repite en todas las sociedades porque los hombres tienen mayor poder y capacidad de decisión”. 

Y esto precisamente se observa en el lenguaje y parte desde la época colonial. “En nuestra cultura entendemos el punto de vista masculino como si lo humano fuera intrínsecamente masculino y lo femenino es una diversidad, un otro excepcional … Los conquistadores españoles instalaron una lógica de conquistador-violador respecto a las mujeres pertenecientes a los pueblos originarios. Y que no conforman familia, sino que más bien se va creando un pueblo huacho, y la respuesta del hijo huacho es tratar de ocupar el papel de padre ausente”. 

-¿Qué piensas Katharina de todo lo que te ha pasado?

-Creo que probablemente mi ex, intentó bajar su autoestima ... para él yo era su polola trofeo que usaba para sacar pica a sus amigos. Entonces pienso que ella venía con la autoestima baja, por eso empezó a ver algo en mí. Quizás me vio como una competidora que le causaba más inseguridades. También creo que tiene mucho que ver con el machismo de los chilenos. Allá las personas tienen muchos complejos. En todo caso, lo que quiero decir es que esa mujer que me acosa es más una víctima de mi expololo que a la vez es víctima del pensamiento machista. 

Pero como ha pasado tanto tiempo creo que no tiene excusas. El único temor que siento es que ella pueda hacer estafas usando mi nombre—, comenta con indignación. —Si le hubiera hecho algo, entendería porque hace algo así, pero ni siquiera me conoce. Por eso tomé la decisión de no dejarme intimidar porque las personas que realizan este tipo de acoso te quieren anular. Es importante que la gente no se deje intimidar porque una persona estable no hace una cosa así—, expresa con valentía.

Revisa esta y otras noticias en @DUPLOS.CL