Última hora
FÚTBOL CHILENO

¿Qué fue de Carlos Espinoza, el portero que estuvo en la selección chilena sub-20 del 2005?

En ese año, “Shrek” participó con la Roja en el sudamericano de Colombia y en el Mundial de Holanda.

Escrito en ENTREVISTAS el

Verano del 2005 y la selección chilena sub-20, dirigida por José Sulantay, se presentaba en el sudamericano organizado por Colombia. En la nómina de los nacionales destacaban jugadores como Matías Fernández, José Pedro Fuenzalida, Carlos Carmona, Carlos Villanueva y Pedro Morales.

Entre ellos estaba también el arquero Carlos Espinoza, quien militaba en Deportes Puerto Montt y en ese tiempo se hizo conocido por disputar un encuentro del certamen. Específicamente, ante Brasil (en la segunda fase), debido a una lesión del guardameta Carlos Arias, quien debió abandonar el campo de juego por una lesión generada al momento de hacer una infracción.

Además, los hinchas no lo olvidaron debido a su particular apodo. “¡Tapó ‘Shrek!’”, decía el relator de Canal 13 Manuel Fernández al momento que Espinoza realizaba una gran atajada.

“Cuando comencé a jugar en Puerto Montt me pusieron ese apodo. Es común que los más grandes te coloquen nombres y justo estaba de moda esa película. Los hueones creían que me parecía”, afirmó.

“Después el resto supo de mi apodo, por los compañeros que tenía en el club y que fueron citados a la selección. No me incomoda que me digan así”, agregó.

Esa generación de jugadores de la Roja finalmente logró clasificarse al Mundial Sub-20 de Holanda 2005, donde llegó a octavos de final. En esa instancia cayó 3-0 ante los locales con Espinoza como titular.

Desde la Región de Los Lagos, el exportero accedió a conversar con Duplos.cl para hablar de su carrera en el fútbol y su vida tras el retiro.

-Usted fue parte de la selección chilena sub-20 que participó en el sudamericano de Colombia 2005. ¿Qué recuerdos tiene de ese equipo?

El hecho de defender a tu selección no se olvida nunca. Aproveché el momento. Compartí con grandes jugadores. Algunos ya los conocía de las divisiones menores de Huachipato como Pedro Morales y Gonzalo Jara. Pero ser citado por la selección te llena de gratitud, porque pocos tienen la posibilidad. Hoy que estoy más viejo me doy cuenta de todo lo que hice, cuando era cabro vivía el día a día y la pasaba bien.

-En ese torneo tuvo la oportunidad de jugar ante Brasil…

En realidad yo quedé fuera de nómina antes del sudamericano e iban Carlos Arias junto a José Rosales. Pero Rosales se lesionó antes del partido contra Uruguay en el debut y el profe Sulantay me llamó a mí. Luego en la segunda fase del torneo tuve que jugar contra Brasil porque Carlitos Arias hizo un penal y en la jugada se lesionó.

-Después Chile clasificó al Mundial de Holanda y usted tiene la oportunidad de ser titular ante Holanda en octavos de final...

Son varias imágenes que se me vienen a la cabeza. Después de ver las repeticiones de los partidos me voy acordando. Rápidamente, me acuerdo del momento que iba entrando a la cancha, pero del resto no mucho. Mientras más va pasando el tiempo, se va dando cuenta de lo que uno logró.

-¿Qué le pareció el desempeño de Carlos Arias, quien era el portero titular en ese equipo?

El sudamericano lo jugó de muy buena manera. En el mundial, ante Honduras también, pero contra España fue complicado. Había mucha diferencia entre los españoles con nosotros. No soy yo para criticar ese momento, pero en ese momento éramos tan jóvenes que queríamos vivir la experiencia de jugar un Mundial. La idea era jugar de la mejor manera.

-¿Cómo definiría el trabajo que hizo José Sulantay?

Bien. Fue entrenador de Chile en dos Mundiales. Potenció a harta gente joven, empezó a buscar jugadores por todo el país y no se fijó solamente en los de la Región Metropolitana. En la selección nuestra había jugadores de la Universidad de Concepción, de Everton, Coquimbo Unido, Huachipato y yo que era de Puerto Montt… Incluso citó a Hugo Bascuñán que venía de Venezuela. Todos los jugadores era de diferentes lados. Él hizo un buen trabajo.

Fútbol y demases

-¿En Deportes Puerto Montt se topó con Sebastián “Zanahoria” Pérez?

Sí, fui compañero del Seba en 2012, cuando descendimos.

-¿Le sorprende el salto que dio él?

Siempre tuvo buenas condiciones. El tipo fue madurando como todo portero. Y comenzó a madurar por la competencia que tuvo en la Segunda División. Después fue a varios clubes  y siempre tuvo un buen desempeño. Hoy está en Universidad Católica porque esperó su oportunidad y no se desesperó. Eso va acompañado con la experiencia, tiene hartos campeonatos y varios minutos. En realidad no me sorprende el hecho de que haya sido citado a la selección chilena. Se lo merece y es fruto del trabajo que ha hecho. Es un gran portero.

-¿Existió la posibilidad de llegar a un equipo grande? Recuerdo que en el 2006 usted era titular en Deportes Puerto Montt.

Tenía contrato vigente con el club hasta el 2007 y tuve la oportunidad de jugar en Audax Italiano al año siguiente, pero arreglé contrato con Puerto Montt. También existió la posibilidad de incorporarme a Cobreloa y tampoco se dio. Simplemente, fueron supuestos, nada concreto. El más cercano fue Audax para jugar la Copa Libertadores del 2008.

-Específicamente, ¿por qué se fue a jugar a Australia?

Lo que pasa es que cuando nosotros descendimos con Puerto Montt de Primera B a Segunda División, me quedé sin club seis meses. Luego se dio la oportunidad de jugar en Coquimbo Unido, donde estuve hasta el 2014. Más tarde estuve a punto de llegar a San Marcos de Arica, pero finalmente me quedé sin club. Después se dio la posibilidad de jugar el fútbol de Australia. Conocía a una familia amiga que estaba radicada allá con la que tuve una buena relación cuando con la selección chilena hicimos una gira por Oceanía. Ellos supieron que estaba sin club y me fui para allá.

-¿En qué está ahora?

Tengo una escuela de porteros, pero por el verano no estamos funcionando. Volveríamos el mes de marzo. Aquí participan adultos, niños y jóvenes. También trabajo en otras escuelas de porteros, como las de Huachipato y Los Pumas, y sigo con mi emprendimiento de marca de guantes.

-Hay un video de usted vendiendo en la feria (2013), ¿ha vuelto al mismo lugar?

Lo que pasa es que toda mi vida he trabajado en la feria con mi mamá, desde chico. De hecho, cuando jugaba en Deportes Puerto Montt la iba a ayudar. Mi madre y mi padre siempre fueron comerciantes ambulantes, para mí eso no es nada extraño. Le tengo respeto a la gente que trabaja en la feria, tengo mucha gente conocida.

-¿Esa vez lo pillaron de sorpresa?

Lo que pasa es que yo fui a trabajar con mi mamá a Purranque en la Fiesta de San Sebastián. En el lugar había varios jugadores amigos míos, como Marcos Millape y Rodrigo Viligrón, y típico que en ese tipo de celebraciones está la televisión y vieron que yo estaba trabajando. Si hubiese sido otro, les diría a los periodistas “no quiero que me entrevistes para que no me vean trabajando aquí”, pero yo en realidad nunca le he negado una entrevista a nadie.

-¿Tiene alguna deuda con el fútbol?

No. Yo soy un agradecido de lo que me dio el fútbol. Fui jugador profesional durante varios años. Pudo haber sido más tiempo, pero hasta ahí me toco nomás. Quizás a lo mejor me faltó jugar en un equipo grande. En 2003 yo estaba jugando en el fútbol de barrio y luego tuve la oportunidad de jugar un Mundial.

Comenta esta y otras noticias en @Duplos.cl