Última hora
HUMOR

Ricardo Meruane: “Faltan expertos que tengan una cultura humorística”

El comediante chileno habló sobre cómo sus colegas están siendo evaluados y el contenido de las rutinas que se cuentan en distintos shows. Además, se refirió a la labor que ha ido desarrollando durante la pandemia, que está relacionada a uno de sus famosos chistes.

Escrito en ENTREVISTAS el

Ricardo Meruane (65) ha estado activo en su cuenta de Instagram (@meruanews), donde varios de sus seguidores le recuerdan sus rutinas realizadas en el Festival de Viña del Mar de los años 2011 y 2016. En la red social, además, sube su contenido humorístico, sus próximos eventos, sus sketches y el trabajo que ejerció alguna vez y que muchos desconocían: la artesanía.

De hecho, durante este último tiempo, ha tallado el animal que fue nombrado en uno de sus chistes, de su última presentación en la Quinta Vergara, y que varias personas le recuerdan: el nóctulo. “Se transformó en un ícono”, dice Meruane sobre el motivo de hacer la figura del murciélago que lo vende a $25.000.

El comediante accedió a hablar con Duplos.cl para conversar también sobre su trabajo, su vida durante la pandemia del Covid-19 y sobre el humor en Chile. “De repente sale gente con chiste que los contaba Alejandro Lira y luego los remozan y los hacen pasar como nuevos”, afirma.

-¿Cómo ha lidiado en este último tiempo con la pandemia del Covid-19?

Bueno, cambios muy sustanciales no ha habido. En estos últimos años nos hemos mantenido con los mismos protocolos y no he notado un gran avance. Estamos como la canción de Ricky Martin: “Un pasito para adelante y un pasito para atrás”. No se notan muchas diferencias. Como que celebramos dos años en uno. Nos dimos un abrazo por el 2020 y 2021 y la cosa no ha cambiado.

-¿Usted y su familia no se han contagiado?

No, para nada. Me he cuidado harto sí. La mascarilla no me la voy a sacar en un tiempo más creo. Por un lado, esto ha sido bueno, porque, por ejemplo, con el lavado de manos nos hemos cuidado de otras enfermedades.

-¿Se le han cancelado algunos shows en este último tiempo?

Iba a participar en un musical de humor llamado “El Hombre de la Mancha”, pero por esto de los aforos se postergó para abril. Igual me ha golpeado el asunto.

-¿De cuándo que usted empezó a hacer artesanía?

Hace muchos años. Lo dejé de lado un tiempo y ahora lo volvía a retomar. De hecho, me iba bien como artesano. Ahora empecé  a tallar nóctulos.

-¿Hace otra cosa aparte de los nóctulos?

Sí, me han encargado otras cosas. Pero el nóctulo hoy ha tenido aceptación (por uno de sus chistes en su presentación en el Festival de Viña del Mar 2016).

-¿Cuánto se demora en hacer uno?

Unas cinco horas, más o menos. Está hecho completamente a mano.

El humor actual

-En este último tiempo ha participado en distintos podcasts, como "Patriarcalmente Hablando" y "Público para Compartir." ¿Con eso se va a ganar un público más juvenil?

Cuando estuve en Patriarcalmente Hablando fue sorprendente en todo caso porque capté a varios seguidores. Estuvo bien entretenido esa vez. Aparte que le gustaron algunos chistes. En realidad he estado como en tres podcasts.

-Y con esos podcasts, que se caracterizan por hacer un humor ácido y negro, ¿piensa que lo políticamente correcto está quedando de lado?

No. Creo que está ocurriendo la tormenta perfecta.  El humor irreverente de hoy se hace cuando está todo desprestigiado y pasó a ser algo costumbrista o realista. Antiguamente, se hacían chistes sobre la iglesia, contra el poder judicial y legislativo, que eran respetados por las personas.

-Ser irreverente hoy es algo cotidiano y común...

Claro. Hace 10 años uno podía decir que los Carabineros son corruptos e inmediatamente te decían “oye, pero cómo se te ocurre hablar eso”. Lo mismo pasaba con la iglesia.

-¿Es muy difícil hacer humor hoy en día, tendiendo en consideración que están las redes sociales donde las personas están expuestas a las críticas?

El humor no ha cambiado, lo que sí se han ido modificando son las temáticas.

-¿Algunos humoristas sienten miedo a ser criticados?

Se echa de menos de que haya críticos de humor. Cuando yo empecé en esto, había periodistas que venían de ver espectáculos revisteriles, donde había tres funciones diarias durante cuarenta o cincuenta años. Al final, sorprender a esa gente era muy difícil. Falta alguien que separe la paja del trigo. Hoy los espectáculos están sujetos a las críticas del público. Faltan expertos que tengan una cultura humorística.

-¿Le ha tocado ver a muchos de sus colegas replanteando mucho sus rutinas antes de presentarlas?

Creo que antes (en la dictadura) había temor, porque podía haber una repercusión grande y seria. Te decían “no digas esto o no digas esto otro”. Al final uno metía la puntita dentro de lo que se podía. Hoy uno le echa la talla a alguien y no pasa nada. Actualmente, está todo tan desprestigiado que decir “el que no salta es paco” no tiene una mayor repercusión.  El límite del humor es el buen gusto.

-¿Le gusta un humorista nuevo que esté emergiendo?

Sí. A Felipe Avello lo encuentro entretenido y novedoso, y también a Edo Caroe. Todos los que aporten con algo nuevo serán bienvenidos.

-El chileno sigue siendo bueno para la talla, ¿no?

Sí, de todas maneras. No hemos perdido el sentido del humor. Hoy, por ejemplo, los memes lo demuestran. En ese caso, el anonimato favorece hacer humor.

-Todos además tenemos un familiar que es bueno para la talla…

Claro, a esos les decimos el humorista de camarín, pero otra cosa es pararse en el escenario.

-¿Los personajes que tiene usted, como la Roxy, van están congelados o nunca más van a volver?

Puede ser que sí, pero más adelante. Actualmente, hay una sensibilidad que uno no sabe cómo se va a tomar. A lo mejor la voy a mostrar en el aniversario de los 40 años del Café del Cerro el día 8 de abril en el Teatro Caupolicán. Pero insisto en eso de la recepción, porque hay un ambiente demasiado polarizado: hoy eres facho o comunacho. No existe la moderación.

La contingencia y demases

-Me imagino que la contingencia le ha dado harto material para futuras rutinas…

Sí, el tema que vengo desarrollando hace rato es la influencia de los chinos. Además, quiero preparar una sobre la tecnología, porque al final uno no sabe si te facilita la vida o te la complica.

-¿Y sobre la Convención?       

Sí, por su puesto. Además, creo que va a tener más foco de atención que el próximo gobierno, porque ahí se están debatiendo temas importantes. Hay que ponerle ojo ahí.

-Usted ha hecho chistes sobre el cuidado del agua también…

Hace poco hice uno sobre la gente que riega la vereda porque cree que crece. También participé en una iniciativa por el cuidado del agua y parece que se está en discusión en la Convención.

-¿Cómo le fue a la película en la que participó de Nano?

Supongo que le fue bien. Uno llega hasta ahí nomás, al momento que te graban la cabeza, la cara y luego poner la voz. Seguramente vendió harto porque Nano tiene muchos seguidores y además es graciosa la película.

-¿Primera película en la que participa usted?

Sí.

-Hace varios meses dijo que iría por tercera vez al Festival de Viña si lo invitaban. ¿Hoy sigue manteniendo la misma postura?

Sí, siempre y cuando tenga algo digno que mostrar.

Comenta esta y otras noticias en @Duplos.cl