Estrés académico: Qué es y cómo combatirlo

El estrés académico puede causar consecuencias negativas si no se controla a tiempo. Si eres estudiante, debes conocer una manera eficaz de combatirlo.

Hacer ejercicio es ideal para soltar el cansancio derivado del estrés académico
Hacer ejercicio es ideal para soltar el cansancio derivado del estrés académico

El estrés académico es una reacción natural que surge frente a las exigencias de la universidad como exámenes, presentaciones y trabajos. Esto nos impulsa a responder eficazmente y conseguir los objetivos y metas.

No obstante, es posible que si las demandas aumentan y llegan a ser muchas al mismo tiempo, el rendimiento disminuya. En este artículo veremos qué hacer para combatirlo y evitar que se afecte el desarrollo estudiantil.

¿Por qué surge el estrés académico?

Para aprender a contrarrestar los efectos negativos del estrés académico hay que identificar las causas principales. Podemos dividirlas en dos grupos: internas y externas. Las primeras surgen cuando somos autoexigentes y nos esforzamos por alcanzar expectativas muy altas.

Y las segundas son las que están presentes en el entorno como los exámenes, pruebas y trabajos pendientes en tiempos acortados. Incluso, si no entiendes el contenido de una clase o tienes muchas obligaciones a nivel escolar, es normal que te estreses.

¿Cómo combatir el estrés?

La música sirve como método de relajación para mantener la calma
La música sirve como método de relajación para mantener la calma

Si no se interviene a tiempo, el estrés se puede convertir en un enemigo. Después de identificar qué cosas te provocan esta reacción, debes poner manos a la obra. Por eso, antes de que se vuelva crónico, lleva a cabo las siguientes sugerencias:

Descansar

Cuando pasas mucho tiempo sentado se acumula la tensión en los músculos y es probable que comiencen a doler. Por lo tanto, intenta estudiar por periodos fraccionados para que te relajes y descanses lo suficiente.

Para que mantengas el equilibrio tienes que hacer pausas al acabar un tema o terminar un repaso que exige mucha concentración.

Prevenir las distracciones

Asimilar conceptos y pasar horas concentrado en un tema no es nada sencillo. Por consiguiente, vas a necesitar que no haya distracciones en tu entorno y alejar todo lo que te robe la atención. Elige muy bien el lugar donde vas a estudiar, trata de que sea tranquilo y cómodo.

También es recomendable que el clima sea apetecible y tengas tus apuntes, libros o computador a la mano. Evita el ruido a toda costa y desconéctate del teléfono por un rato.

Planificar bien el tiempo

La falta de planificación junto a la sensación de que has perdido tiempo son unas de las principales causas del estrés. Para disminuir el nerviosismo, la inquietud y organizar las ideas hay que asignar a cada día una tarea pendiente por hacer.

Hacer ejercicio

Después de una época intensa de exámenes, el cansancio mental acumulado puede ser muy grande. Para recuperar las energías es bueno implementar una rutina de ejercicio moderado, el cual sirve de descanso.

Incluso, es recomendable para estimular la memoria, liberar endorfinas y producir un efecto de bienestar.

Emplear técnicas de relajación

Escuchar música, tener pensamientos guiados y llevar a cabo la respiración profunda son técnicas de relajación. Estas te darán paz, tranquilidad y la calma que necesitas frente al estrés académico.