Cada día más personas evalúan seguir estudiando después de haber cursado su carrera de pregrado, siendo la maestría de Administración de Empresas (MBA) una de las más cotizadas por los profesionales, ya que en muchos casos es un requerimiento para postular a cargos gerenciales en grandes empresas.

A pesar de ello, existen muchos cuestionamientos y dudas sobre los beneficios de estudiar este posgrado, si conviene invertir tiempo y dinero, a lo que Nathália Molteni, Associate Partner de Page Executive, advierte: “No existe una única ni correcta respuesta ya que siempre dependerá de la persona y de las razones que se tienen para  invertir en un MBA”.

Por ello, explica que es necesario considerar “los factores que impulsan los procesos de madurez profesional, ya sea la situación familiar, aprender a tomar decisiones bajo presión, la experiencia multicultural, la apertura mental y el desarrollo de habilidades como la resiliencia y el sentido común”.

A continuación, la especialista de Page Executive, empresa de reclutamiento especializado perteneciente a PageGroup, enumera algunos aprendizajes que suelen mencionar los estudiantes de MBA, aunque indica que la mayoría de los candidatos coinciden que lo mejor fue la experiencia en sí misma, es decir, haber vivido el proceso y haber crecido durante el mismo.

Networking

Uno de los mayores beneficios que pueden adquirir los profesionales en estos cursos son las redes de contactos, que se generan y se construyen durante y post la maestría, lo cual es conocido como el “Networking”. De esta manera, “un estudiante puede interactuar con los compañeros, que pueden ser futuros directivos de alto nivel, y con profesores, que suelen tener una vasta experiencia en negocios y además con toda la red que entrega las escuelas de negocios, ya sean empresas o tomadores de decisión de distintas industrias”, dice Nathália Molteni, Associate Partner de Page Executive.

Sello de las escuelas

Escoger bien la escuela donde realizar el MBA es importante, ya sea por el programa, por el perfil de alumnos, por la red y el reconocimiento de la escuela de negocio”, indica Molteni. Agrega que muchas empresas reconocen también como clave, el sello que diferencia cada escuela donde se realiza esta especialización.

Muchas empresas tienden a preferir también algunas escuelas o facultades por sobre otras al momento de enviar a sus propios trabajadores a realizar estos programas, y donde destacan universidades como Columbia, Harvard, MIT, Wharton, UCLA, IESE, London Business School, entre otras”, recalca.

Habilidades directivas

Aquellos profesionales que deciden la independencia financiera y emprender, el cursar un MBA les puede ayudar a desarrollar habilidades de liderazgo y de gestión de equipos”, asegura la especialista.  Agrega también, que un programa MBA entrega herramientas para hacer frente a situaciones de crisis o problemas en tiempo real. “Lo anterior, permite a los profesionales prepararse no sólo para asumir una función gerencial, sino también para responsabilidades principales de una organización”, dice.

Aprender de otras áreas

“Los MBA permiten que profesionales de distintas áreas se relacionan entre sí, por lo que los estudiantes pueden ampliar sus campos de dominio en marketing, control de gestión, recursos humanos, finanzas, áreas que no todas las carreras desarrollan de manera profunda inicialmente, pero que son necesarias al momento de desempeñarse en altos cargos directivos”, explica Molteni.

Salir de la zona de confort

La experta explica que muchos profesionales suelen mencionar que mientras estudiaban el MBA suelen salir de la zona de confort y por lo mismo, pudieron arriesgarse y aprender de ello. “Estudiar un Master en Administración de Negocios obliga a salir de la comodidad, presenta temas más actuales, enseña a aplicar las últimas herramientas de gestión y pone a prueba prácticas y enfoques constantemente. Y eso va a continuar después de la graduación, porque un MBA también proporciona los canales que empujan a mejorar continuamente”, concluye Molteni.