Ex de Gonzalo Jara realiza fuertes denuncias contra el futbolista

“Me duele que no vea a su hija y menos aporte económicamente…”, confesó la mujer.

Gonzalo Jara

Este domingo Roxana Maka Luengo, ex pareja de Gonzalo Jara, conversó con la periodista Cecilia Gutiérrez sobre la demanda por pensión de alimentos que interpuso en contra del jugador.

Ella y Jara se casaron en 2005 y tuvieron dos hijos: Lucas, de 12, e Ignacia, que está por cumplir los dos años. A ellos se suma Nicolás, el hijo mayor de Roxana a quien el futbolista crió desde los dos años.

Si bien la pareja sigue legalmente casada, ambos se separaron de hecho hace un par de años. “Me dejó cuando mi guagua tenía un mes y medio”, contó.

“Se fue a México y nunca más volvió. Y si vino, ha venido dos veces a ver a su Lucas. De mi hijo mayor se desentendió y a la guagua la ha visto tres veces en estos dos años”, fueron algunas de sus primeras relevaciones.

Roxana reconoció que quedó embarazada de su hija menor en un momento súper complicado de su matrimonio, “un mes que estuvimos súper mal y él dijo ‘me voy a ir de Chile y estamos separados’”.

“En ese tiempo yo ya estaba embarazada. Me di cuenta cuando tenía un mes y medio. Seguimos en la relación, aguantando”, recordó.

Ex de Gonzalo Jara: “Lo desconozco totalmente”

La ex pareja de Jara detalla que en diciembre y enero no me mandó un peso. “Su excusa fue ‘no tengo club’. Esporádicamente cada dos meses me manda un poco de dinero”, detalló.

“He sufrido. Yo tenía mi dinero ahorrado y todo lo tuve que usar para mi casa y no se me cae un pelo”, explicó Luengo.

Por esta razón Roxana presentó una demanda por pensión de alimentos. No si antes buscar pasar por una mediación.

“Fueron tres mails que le enviaron y al final contestó que se iba a presentar con su abogado… Y el abogado de la mediación le dijo ‘esto es una mediación, no puede haber un abogado de por medio’. Le dieron fecha, no se presentó y me bloqueó de WhatsApp y ahí no volví a hablar con él (en marzo)”, contó.

Luengo explicó que decidió hacer pública esta situación “para que sienta o piense y de alguna manera llegar a él, a su corazón, a su cabeza. Porque los niños no se mantienen con un llamado cada dos semanas, como llama a Lucas”.

“Es triste porque ves un ídolo, con una camiseta que jugó por Chile, fue tremendo, ¿y ahora? Lo desconozco totalmente. Nunca pensé que él era una persona sin alma, sin corazón”, concluyó.