Fergie: ¿Qué es de la vida de la ex vocalista de Black Eyed Peas?

Stacy Ann Ferguson, más conocida como Fergie, reveló inéditos detalles de su lucha con la drogadicción y cómo logró salir del "infierno".

Fergie
Fergie

En entrevistas con The Sunday Times e INews, Fergie se atrevió a revivir públicamente cómo fue su ascenso a la fama, a la par de su lucha con la drogadicción.

La ex vocalista de Black Eyed Peas, que ahora vive lejos de los escenarios y disfrutando de su vida en familia, compartió detalles inéditos de un estrellato lleno de “profunda oscuridad”.

De acuerdo a las declaraciones de Fergie, esos tiempos de exposición, flashes, estadios llenos e imparables éxitos musicales, tuvieron un gran precio.

La cantante estadounidense que destacó por su voz privilegiada, carisma, belleza y que llevó a BEP a lo más alto, también se enfrentó a una fuerte batalla de desintoxicación y recaídas en las drogas.

Todo comenzó a muy corta edad, cuando en la época de los 90 junto a sus amigas Stefanie Ridel Renee Sandstrom, formó la banda Wild Orchid. Momento en que Fergie empezó a consumir metanfetaminas para aguantar la intensidad.

“Fue mi punto más bajo: sufría de psicosis y demencia inducidas químicamente. Alucinaba a diario. Me llevó un año dejar de tomar esa droga y que los químicos que había mi cerebro se calmaran. Después dejé de ver cosas. Solo estaba sentada, viendo una abeja o un conejito al azar”, confesó la artista a INews.

Revelación a la que Fergie añadió lo difícil que se le hacía en ir de una ciudad a otra con la banda, y entre medio filmar películas. A la par con su participación de las fiestas más exclusivas “donde desfilaban el alcohol y las drogas de todo tipo”.

Fergie y su lucha con la drogadicción

“El tema de las drogas era algo muy divertido… hasta que dejó de serlo. Pero doy gracias todos los días de que me pasara a mí. Porque esa es mi fortaleza, mi fe, mi esperanza para algo mejor. Saber que pude salir me dio seguridad”, comentó la cantante.

Entre otros detalles sobre este complejo proceso de recuperación, Fergie rememoró esa época de éxito con BEP. Banda que traspasó fronteras, llegó a los Grammy, se posicionó en los más alto de la industria musical mundial y los Billboard con su incorporación.

La intérprete, considerada como una de las cantantes más influyentes del inicio de siglo, decidió hacer un cambio radical en su “autodestructivo estilo de vida”. Que según la misma Fergie, tuvo sus orígenes en la represión de sus sentimientos y complacencias, que le exigió la industria desde niña.

“Cuando eres un niño trabajador tienes que ser profesional: te enseñan a no tener berrinches, a siempre complacer a los demás…”, comentó la estrella a The Sunday Times, refiriéndose a su trabajo en televisión a los 9 años.

Renuncia de Fergie a Black Eyed Peas

Sobre su renuncia a BEP en 2017, Fergie recordó ese agitado momento de su carrera profesional, donde las especulaciones sobre sus faltas de comportamiento y adicciones estuvieron a la orden del día. Agradeciendo a sus compañeros por salir en su defensa.

Respecto a su búsqueda de Dios en el momento más oscuro y profundo de su vida, la californiana recordó su intento fallido e internamiento en una institución para drogadictos en recuperación.

“En un momento empecé a alucinar, ver fantasmas: creía que el FBI, la CIA y hasta un equipo de SWAT me vigilaban, sin permitirme hacer mi vida. Logré pedir ayuda y así fue como llegé a una iglesia”, confesó Fergie.

“Al principio intentaron echarme, porque me estaba moviendo por los pasillos de manera loca. Pensé que había una cámara de rayos infrarrojos en la iglesiatratando de verificar mi cuerpo. Pasé corriendo por el altar hacia un pasillo y dos personas me perseguían”, recordó la cantante.

Recuperación de las adicciones 

Al hablar del momento en que decidió enfrentar el problema, Fergie contó que inició su camino a la desintoxicación en un momento límite, casi sin retorno, donde llegó a pesar 40 kilos.

“Las drogas me hacían mal y entendí que no quería seguir viviendo así. Por eso busqué ayuda”, reveló la artista.

En lo que tiene que ver con su matrimonio y divorcio del actor Josh Duhamel, la cantante admitió que lo conoció en su peor época, y que su separación formó parte de una decisión determinante por ocuparse de su salud y salir adelante.

Meta que consiguió, ya que gracias a esos significativos cambios, hoy a sus 46 años Fergie vive lejos de las drogas y disfrutando de una maravillosa vida en familia junto a sus padres y su hijo Axl.