Pasaporte Covid-19: cada vez más países implementan un “certificado verde” de circulación

Los documentos tienen como objetivo agilizar la circulación y fomentar el turismo. Las implicaciones éticas y morales.

Uno de los sectores más afectados por las restricciones derivadas de la pandemia de coronavirus fue el turístico. Miles de familias se quedaron sin trabajo y millones de dólares se perdieron en todo el mundo ante el avance del virus.

Ahora, los países buscan reactivar la generación de ingresos, y los “pasaportes covid” podrían ser una solución a gran escala para permitir la circulación de aquellas personas que recibieron la vacuna o superaron el virus.

Si bien aún no se implementó un documento que habilite la circulación a inmunizados a nivel internacional, cada país está lanzando diferentes alternativas que descomprimen las cuarentenas estrictas y ayudan a morigerar el impacto económico que provocan las restricciones más severas.

-Además: IFE Universal: Gobierno ingresará proyecto para avanzar en acuerdo de “mínimos comunes”

Pasaportes

El gobierno de Chile presentó el “Pase de Movilidad”, un documento que habilitará a los vacunados a atravesar zonas en Cuarentena o en Transición, y viajar entre regiones que al menos estén en el Paso 2.

La Unión Europea anunció que el 1 de julio entrará en vigencia el “Certificado Covid Digital”. El documento está pensado para la circulación libre de turistas en los 27 países miembros del bloque (y otros del espacio Shengen) y será gratuito.

Podrán gestionar el pasaporte aquellos que atravesaron la enfermedad, den negativo a un test de PCR o estén inmunizados con las vacunas de Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca o Johnson & Johnson, únicas habilitadas por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Modelo de pasaporte covid, en formato digital y en papel.

Vacunas rusas y chinas

El último de los puntos fue el que despertó más controversias. Francia y España anunciaron que no permitirán que los vacunados con la Sputnik V ingresen en sus territorios. Clément Beaune, secretario de Estado de Asuntos Europeos francés, justificó la decisión de su gobierno: “No es posible que se viaje a Francia con una vacuna que no estamos seguro de que nos proteja”.

España, por su parte, si admitirá a los inoculados con la Sinopharm (aplicada en Brasil y Argentina) y la Sinovac (utilizada en Chile). Estas vacunas, de origen chino, aún no fueron aprobadas por la EMA, aunque sí por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Privacidad

Otros de los puntos que generaron controversias fueron las implicaciones éticas del documento, la privacidad de los datos médicos de los usuarios, y la gestión de esa información.

El Consejo de Ética alemán dijo al diario británico The Guardian que no es recomendable otorgar tratos especiales a los vacunados, ya que aún no está confirmado que los que recibieron las dosis no propaguen el virus. Además, los privilegios entre personas podrían generar incidentes por la desigualdad.

Islandia, Suecia y Dinamarca ya emitieron algún tipo de “documento verde” que permite la circulación. Los daneses implementaron el “Coronapas”, un sistema de identificación digital que contiene datos que permiten que los ciudadanos accedan a lugares y servicios específicos.

El “Coronapas” se gestiona a través de una aplicación, que permite ir a lugares como restaurantes, centros de belleza o salones de tatuaje. Desde el Gobierno aseguraron que “no rastrearán” la información de los usuarios.

Estonia fue otro de los países que implementó una medida similar: el VaccineGuard, que ya es requisito para tomar el ferry que va hacia Finlandia, donde trabajan el 10% de los estonios.

Certificados

Israel también introdujo en febrero de este año el “Pase Verde”, que otorga un código a quienes hayan sido inmunizados con las dos dosis de Pfizer. Los oficiales israelíes escanean la aplicación y permiten el ingreso de ciudadanos a locales comerciales, centros de esparcimiento, teatros, gimnasios y vuelos nacionales. El certificado también exime de cuarentena obligatoria a quienes provengan de vuelos internacionales. Se calcula que el 65% de los israelíes ya están inmunizados con al menos una dosis.

-Te puede interesar: Feriados 2021: Revisa los 12 feriados que quedan en este año

En Estados Unidos, el gobierno de Joe Biden también gestionó un pasaporte sanitario, aunque todavía no se implementó. Por el momento, el estado de Nueva York trabaja con Elxcesior Pass, un aplicación que otorga un código QR rojo o verde, según el caso.

El New York Times informó que dicho código es solicitado en restaurantes, estadios y oficinas públicas. Cada empresa privada tiene la potestad de decidir si implementan o no el sistema. La aplicación tiene más de 400.000 usuarios. Más de 163 millones de ciudadanos norteamericanos ya recibieron al menos una dosis de la vacuna.

China presentó en marzo de este año un certificado digital con datos de la vacunación y test de coronavirus. Sin embargo, la mayoría de los miembros de la comunidad internacional aún no admiten este documento.