Domingo, Enero 17, 2021

Investigación explica que la disponibilidad del agua bajará entre un 25% y 50%

“Actualización del Balance Hídrico Nacional” es el estudio de la Universidad de Chile y en él se explicó que para el periodo 2030-2060 la disponibilidad de agua en la zona sur será de un 25%, mientras que en la zona centro-norte podría llegar a un 50%.

Una posible crisis hídrica podría llegar a nuestro país. Esto porque en la “Actualización del Balance Hídrico Nacional”, realizada por investigadores del Departamento de Ingeniería Civil de la Universidad de Chile, se explicó que para el periodo que comprende entre 2030 a 2060 la disponibilidad de agua en la zona sur será de un 25%. Asimismo, en la zona centro norte podría llegar a un 50% de disponibilidad.

“Actualización del Balance Hídrico Nacional” es el estudio de la Universidad de Chile y en él se explicó que para el periodo 2030-2060 la disponibilidad de agua en la zona sur será de un 25%, mientras que en la zona centro-norte podría llegar a un 50%.

Es el informe analiza las 174 cuencas hidrográficas a lo largo de todo Chile y en él se hace un llamado de alerta a las zonas centro y sur del país, donde se apreció una baja en el caudal de los ríos.

Si bien es difícil hacer una comparación exacta (por el uso de distintas metodologías) con lo sucedido en el periodo 1995-1985, en las últimas tres décadas los caudales de los ríos Aconcagua, Maipo, Mataquito, Maule y Rapel han bajado entre un 13% y 37%. En la zona sur, las cuencas analizadas mostraron una baja que va entre del 3% al 32%, a excepción de los ríos Bío-Bío, Imperial y Queule, quienes mostraron alzas en sus caudales.

En la zona centro-norte las proyecciones no son nada alentadoras. Se prevé una baja en la disponibilidad de agua. Algunas cuencas verán reducidos sus caudales casi en un 30%, aunque otros modelos proyectan que esta baja llegaría a un 50% entre 2030 a 2060.

Asimismo, desde la Región Metropolitana hacia el sur habrá una disminución de las precipitaciones que alcanzarían un 25%. También se proyecta un aumento en la temperatura entre 1°C y 2,5°C.

“Si uno analiza lo que está pasando desde el año 1985 al 2015, se va sintiendo poco a poco el efecto que tiene la disminución de las precipitaciones, pero hay otros factores, como el cambio de uso del suelo, que no hemos analizado”, explicó la líder de la investigación y académica de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la U. de Chile, Ximena Vargas.

En la zona sur las proyecciones para el periodo 2030-2060 denotarán una reducción de los caudales que podrían llegar a un 25%. Al igual que en la zona centro-norte, la baja en las precipitaciones será clave en esto. En el informe se explicó que “los sectores cordilleranos, tanto de la Costa como de los Andes, proyectan disminuciones de montos sustantivos, que varían entre los 200 y más de 700 mm anualmente. Los sectores del valle también presentan disminuciones, pero de menor magnitud”.

Asimismo, se proyecta un aumento de la temperatura máxima en dicha zona en este periodo que oscilará ente 1°C y 2,5°C, lo cual va de la mano con las predicciones para la zona centro-norte. Este aumento será más duro hacia el norte de la zona sur.

En la zona austral se proyectan disminuciones de caudales hasta de un 5%. Asimismo, las precipitaciones podrían caer hasta en un 3% en las cuencas de la Región de Magallanes. Otro modelo de medición prevé que esta baja de precipitaciones alcance el 6% para todas las cuencas de esta zona.

Finalmente, en Rapa Nui las precipitaciones aumentaron un 16% respecto al periodo 1955-1985. Asimismo, habrá un aumento de 1°C para el periodo 2030-2060.

Este “Balance Hídrico Nacional” fue liderado por el área de Hidrología del Departamento de Ingeniería Civil de la Universidad de Chile. Asimismo, participaron investigadores del Departamento de Geofísica y Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR2); Centro Avanzado de Tecnología para la Minería (AMTC); y el Departamento de Geología de la Casa de Bello. También fueron parte del estudio en distintas fases investigadores de la Pontificia Universidad Católica y de la Universidad Austral.

Una posible crisis hídrica podría llegar a nuestro país. Esto porque en la “Actualización del Balance Hídrico Nacional”, realizada por investigadores del Departamento de Ingeniería Civil de la Universidad de Chile, se explicó que para el periodo que comprende entre 2030 a 2060 la disponibilidad de agua en la zona sur será de un 25%. Asimismo, en la zona centro norte podría llegar a un 50% de disponibilidad.

Es el informe analiza las 174 cuencas hidrográficas a lo largo de todo Chile y en él se hace un llamado de alerta a las zonas centro y sur del país, donde se apreció una baja en el caudal de los ríos.

Si bien es difícil hacer una comparación exacta (por el uso de distintas metodologías) con lo sucedido en el periodo 1995-1985, en las últimas tres décadas los caudales de los ríos Aconcagua, Maipo, Mataquito, Maule y Rapel han bajado entre un 13% y 37%. En la zona sur, las cuencas analizadas mostraron una baja que va entre del 3% al 32%, a excepción de los ríos Bío-Bío, Imperial y Queule, quienes mostraron alzas en sus caudales.

En la zona centro-norte las proyecciones no son nada alentadoras. Se prevé una baja en la disponibilidad de agua. Algunas cuencas verán reducidos sus caudales casi en un 30%, aunque otros modelos proyectan que esta baja llegaría a un 50% entre 2030 a 2060.

Asimismo, desde la Región Metropolitana hacia el sur habrá una disminución de las precipitaciones que alcanzarían un 25%. También se proyecta un aumento en la temperatura entre 1°C y 2,5°C.

“Si uno analiza lo que está pasando desde el año 1985 al 2015, se va sintiendo poco a poco el efecto que tiene la disminución de las precipitaciones, pero hay otros factores, como el cambio de uso del suelo, que no hemos analizado”, explicó la líder de la investigación y académica de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la U. de Chile, Ximena Vargas.

En la zona sur las proyecciones para el periodo 2030-2060 denotarán una reducción de los caudales que podrían llegar a un 25%. Al igual que en la zona centro-norte, la baja en las precipitaciones será clave en esto. En el informe se explicó que “los sectores cordilleranos, tanto de la Costa como de los Andes, proyectan disminuciones de montos sustantivos, que varían entre los 200 y más de 700 mm anualmente. Los sectores del valle también presentan disminuciones, pero de menor magnitud”.

Asimismo, se proyecta un aumento de la temperatura máxima en dicha zona en este periodo que oscilará ente 1°C y 2,5°C, lo cual va de la mano con las predicciones para la zona centro-norte. Este aumento será más duro hacia el norte de la zona sur.

En la zona austral se proyectan disminuciones de caudales hasta de un 5%. Asimismo, las precipitaciones podrían caer hasta en un 3% en las cuencas de la Región de Magallanes. Otro modelo de medición prevé que esta baja de precipitaciones alcance el 6% para todas las cuencas de esta zona.

Finalmente, en Rapa Nui las precipitaciones aumentaron un 16% respecto al periodo 1955-1985. Asimismo, habrá un aumento de 1°C para el periodo 2030-2060.

Este “Balance Hídrico Nacional” fue liderado por el área de Hidrología del Departamento de Ingeniería Civil de la Universidad de Chile. Asimismo, participaron investigadores del Departamento de Geofísica y Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR2); Centro Avanzado de Tecnología para la Minería (AMTC); y el Departamento de Geología de la Casa de Bello. También fueron parte del estudio en distintas fases investigadores de la Pontificia Universidad Católica y de la Universidad Austral.


También te puede interesar:

NOTICIAS RECIENTES

DATO ÚTIL

TENDENCIAS