Jerusalén Este: nuevos disturbios entre palestinos y policías israelíes dejaron casi 100 personas heridas

Los enfrentamientos se registraron por segundo día consecutivo. Tensión en Jerusalén Este por el desalojo de palestinos.

El conflicto entre israelíes y palestinos sumó tensión esta semana. (DPA)

Manifestantes palestinos y policías israelíes se enfrentaron otra vez este sábado por la noche en Jerusalén Este, dejando un saldo de 80 heridos y 14 hospitalizados, según informó la Media Luna Roja Palestina.

Los enfrentamientos se registraron por segundo día consecutivo, luego de que este viernes al menos 200 personas acabaran con lesiones tras un episodio similar.

Israel informó que un soldado recibió heridas este sábado y otros 17 durante el viernes.

Además: Tensión diplomática entre Chile e Israel por la vacunación en Palestina

Las protestas estallaron luego de que las autoridades israelíes les prohibieran a un grupo de palestinos ingresar a la mezquita Al-Aqsa, uno de los sitios más venerados por los musulmanes. El lugar también es sagrado para los judíos, que lo conocen como Monte del Templo.

El conflicto entre israelíes y palestinos sumó tensión esta semana. (DPA)

Los manifestantes arrojaron piedras, fuegos artificiales y botellas a la Policía y encendieron fogatas en lugares como Cheikh Jarrah, Bab al-Zahra y la Puerta de Damasco, epicentro del conflicto. Las fuerzas de seguridad respondieron con cañones de agua, granadas paralizantes y oficiales montados a caballo.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, dijo que su país “está actuando responsablemente para aplicar la ley y garantizar el orden público en Jerusalén, al tiempo que preserva la libertad de culto en los lugares sagrados”.

La zona suele ser un punto de tensión entre israelíes y palestinos, pero este fin de semana el nivel de violencia escaló y se registraron los peores incidentes en varios años.

Ramadán

Miles de seguidores del islam se reunieron este viernes en la mezquita de Al-Aqsa por el último viernes del Ramadán, el mes sagrado para esa religión.

La Policía denunció que “miles de fieles generaron disturbios” y utilizó la fuerza para “restaurar el orden”, después de las oraciones de la tarde.

La agencia Reuters informó que un trabajador de Aqsa gritó por los altoparlantes: “¡La policía debe dejar de disparar granadas paralizantes de inmediato a los fieles, y los jóvenes deben calmarse y estar callados!“.

El conflicto entre israelíes y palestinos sumó tensión esta semana. (DPA)

Conflicto

De acuerdo con la prensa local, la tensión se produce por colonos judíos que reclaman tierras y amenazan con desalojar a palestinos y sus familias.

Israel impuso un cerco en el distrito de Shaikh Jarrah, lo que generó ira entre la población árabe.

La ONU pidió a Israel que suspenda los desalojos y utilice “la máxima moderación en el uso de la fuerza” durante las manifestaciones.

Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y la ONU emitieron un comunicado en el que expresaron “profunda preocupación” por la violencia desatada en Jerusalén.

Tor Vennesland, coordinador especial de la ONU para el Proceso de Paz de Medio Oriente, pidió que las partes “respeten el status quo de los lugares sagrados en la Ciudad Vieja de Jerusalén en aras de la paz y la estabilidad“.

Además: Liberan documental que muestra la relación entre Palestino y Palestina

Mientras tanto, el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos aseguró que desde la Casa Blanca están “profundamente preocupados por el aumento de las tensiones“.

Ataques

Un palestino atacó a un grupo de personas con un arma de fuego este viernes. Es la segunda agresión en menos de una semana, luego de que un joven israelí muriera el pasado domingo.

Medios locales reportaron que dos palestinos murieron este viernes en manos de la Policía de Israel. Una mujer de 60 años también fue abatida luego de aproximarse con un cuchillo a un puesto de control israelí. El 5 de mayo, otro joven palestino falleció durante un enfrentamiento con el Ejército.

Israel ocupó Jerusalén Este tras la Guerra de los Seis Días de 1967. Desde entonces, los israelíes consideran a esta ciudad como su capital, aunque no gozan del reconocimiento de la mayoría de la comunidad internacional.

Los palestinos reclaman a Jerusalén Este como la capital de su Estado independiente.