¡JP Cretton muy preocupado por extraño chat en el celular de su hija!

Jean Philippe Cretton alerta después de encontrar un extraño chat en el celular de su hija mientras jugaba online.

"Instagram Jean Philippe"

Mucho se habla de lo peligros de los niños en la web, y esta vez le tocó a Moana, la hija de Jean Philippe Cretton, que mientras jugaba WildCraft recibió unos chats extraños que alertaron al animador de Yo Soy.

Según contó Jean Philippe a sus seguidores en un live de Instagram, “La crianza no está fácil en tiempos de Internet”, aprovechando de compartir una situación que le tocó enfrentar con su hija de 6 años.

Mientras pasaban un momento padre e hija, el presentador se percató de un juego virtual que llamó su atención, por lo que decidió inspeccionar el chat y encontró mensajes que lo alertaron…

“Es muy difícil, es más peludo que la cresta ser papá en esta época… la cagó. El otro día, mi hija estaba metida en un videojuego y después pillé hue… raras en el videojuego. Como que le dije ‘salte de esta cuestión al tiro’… son épocas complicadas para la crianza… Los papás tenemos que estar firmes, es heavy lo que pasa. No es como nuestra época, pero no quiero sonar viejo, pero está muy peludo”, dijo el periodista.

Una de las reacciones de los seguidores que estaban conectados fue sugerirle a Jean Philippe que inspeccione el celular de la menor, asegurando entonces el animador que siempre tiene control del móvil de Moana.

“Lo que hago con mi hija, que juega WildCraft, es sospechoso, para que le pongan ojo. Yo me meto y empiezo a preguntarle, desde el amigo: Oye, ¿Cómo haces para pasar la etapa nueva? ¿Cómo rescatas monedas?, ¿Y a quién tenis que ganarle?, ¿Sabes quiénes son las otras personas?”, contó.

“Instagram Jean Philippe”

En este vivo el periodista estuvo interactuando con sus seguidores durante más de dos horas, especialmente sobre los peligros de los niños online, explicándoles que a penas se dio cuenta de que en el chat del “jueguito” hablaban cosas raras y le pidió a su hija que no lo jugara más.

“Se acabó el jueguito, con todas las etapas que tenía avanzada mi hija decía ‘pero papá, tuve mucho trabajo para llegar a esta etapa”, contó. Asegurando de que en esos juegos de rol, no se sabe con quiénes están hablando los niños. Por lo que cada vez que juega su “Pequeña Gran Mujer”, aunque el animador esté en otra cosa, se mantiene “lampareando”, mirando qué conversa y “cacha todo”.