La casi instalación del narco mexicano en Iquique

Los involucrados se encuentran en prisión preventiva en nuestro país.

Una historia digna de película. Drogas, armas y pasos por fronteras con documentos falsos, todo esto es una gran muestra de que Chile es un territorio fértil para el crimen organizado transnacional.

A partir de la información recopilada por la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío, desde el 2018 que la PDI y el Ministerio Público maneja los antecedentes que indicaban que dos traficantes mexicanos pretendían instalarse en Chile.

La experiencia con narcotraficantes vivida por países vecinos aumentaron las sospechas de que el siguiente era nuestro país.

Con dos agentes encubiertos, la fecha de arribo de los sospechosos y una primera autorización judicial para intervenir dos celulares, la Policía de Investigaciones de la zona lanzó la operación “Código Calaca”, refiriendo a la calavera tradicional mexicana del Día de los Muertos.

El 27 de junio del 2019, a través del paso Chacalluta en la frontera con Perú, pisan suelo nacional Luis Olaiz Machuca y Álvaro Ojeda Corral, quienes ingresaron en calidad de turistas con el objetivo de investigar el mercado del lugar e informar a sus superiores.

El “comité de bienvenida” compuesto por los agentes, recibieron a Olaiz y Ojeda en Iquique bajo la atenta mirada de la Brigada Antinarcóticos iquiqueña.

Los mexicanos se enfrascaron en negociaciones durante más de 3 horas con personal encubierto. Mientras que, Olaiz actuaba como el jefe de la organización, Ojeda es el encargado de seguridad de la avanzada narco.

Comienza el plan

¿El objetivo? Plantar marihuana de alta calidad, traficar cocaína desde Bolivia y vender pastillas de diseño como alternativa.

La única forma de llevar a cabo su cometido, era hacer plantaciones en laboratorios “indoor, por lo que encargaron a Santiago semillas, maceteros, ampolletas, vitaminas, tierra de hojas, extractores de aire, etc.

Según la investigación, los narcotraficantes se trasladaban sin ningún problema entre Chile, Bolivia, Perú y México consiguiendo lo necesario para la plantación, además de otras drogas.

La plantación se llevó a cabo en una casa arrendada en Alto Hospicio, la cual adaptaron para la elaboración y producción de marihuana.

Para el 22 de septiembre del 2019, Ojeda ya contaba con un revólver y una pistola estilo narco, la cual fotografiaba con su celular. Sin embargo, dos días después la PDI allanó las propiedades ocupadas por los mexicanos.

Luego de la detención, pasaron a Control de detención en Iquique y desde entonces cumplen prisión preventiva hasta la audiencia de preparación de juicio oral programada para el próximo 3 de agosto.

Iquique: ¿tierra de narcos?

Por su parte, a principios del 2020 llega a Chile por pasos no habilitados Héctor Palma Salazar, pariente de una de las exparejas del Chapo Guzmán, quien tiene pendiente una condena en Estados Unidos por innumerables crímenes y tráfico de toneladas de drogas.

Palma Salazar y su hermana fueron detenidos el pasado 10 de marzo en el aeropuerto de Santiago, luego de un operativo realizado por la PDI en conjunto a Drug Enforcement Administration (DEA) de Estados Unidos, encontrándose en una cárcel nacional que las autoridades no han revelado.

Dos situaciones que podrían relacionarse, debido a sus pasos por la ciudad norteña y ambos grupos estar involucrados con el tráfico de drogas, buscando implementar en Chile una base de operaciones clave para la movilidad de estos cargamentos.