La lucha contra el abuso sexual en Hollywood continúa…

Meryl Streep, Drew Barrymore, Charlize Theron, Jennifer Lawrence y Gwyneth Paltrow recuerdan el acoso sexual que vivieron en sus inicios.

"Ok Magazine - Hollywood Reporter - Revista Elle"

Las actrices más consolidadas de la industria cinematográfica hollywoodense, han compartido sus traumáticos testimonios a importantes medios internacionales. Denunciando los terrible abusos, humillaciones y acoso sexual a los que han tenido que enfrentarse durante su ascenso a la fama.

Más allá de las intensas rutinas de belleza o demostrar en los castings su capacidad para interpretar papeles muy complejos, audiciones cargadas de la más cruel degradación, siguen vigentes en la trayectoria de las intérpretes más radiantes y sólidas de Hollywood, y las no tan conocidas que buscan hacerse camino.

Estrellas como Meryl Streep, Drew Barrymore, Charlize Theron, Jennifer Lawrence o Gwyneth Paltrow han tenido la valentía de denunciar aquellos abusos de los que fueron víctimas iniciando sus carreras, de parte de agentes, productores y reconocidos directores de cine.

El Me Too, movimiento que surgió en 2017 para denunciar la agresión sexual y el acoso, debido a las acusaciones contra el productor de cine y ejecutivo estadounidense Harvey Weinstein, ¡Sigue vivo! Con testimonios como el de la destacada actriz Drew Barrymore, que desde los 7 años fue víctima de abuso laboral, consumo de sustancias y obligada a meterse años más tarde en un sótano con un asistente.

“No pensaban que era digna para hacer la prueba con el director de casting y me metieron en un sótano con un asistente. Era una escena en la que tenía que hacer un gesto sexy con la mano del tipo, pero no había nadie y me lo tuve que hacer yo misma. Fue la experiencia más humillante que he vivido en mi carrera. Pensaba, aquí estoy un domingo con un asistente metiéndome el dedo en la boca. Este es un nuevo punto bajo”, reveló la actriz de Los Ángeles de Charlie.

“Ok Magazine – Hollywood Reporter – Revista Elle”

En una conmovedora entrevista con revista Elle, Gwyneth Paltrow también se atrevió a denunciar que durante sus inicios en el séptimo arte, tuvo que convertirse en una heroína real más allá del universo de Marvel, porque “alguien” le propuso terminar una reunión en su habitación.

“Me fui, estaba en shock. Me di cuenta de que quizá alguien que no supiera qué hacer en ese momento pudiera pensar que su carrera se acabaría si no le practicaba sexo oral a ese tipo”, aseguró la exitosa actriz de Avengers.

Otro testimonio que ha dejado impactado al mundo, es el de Jennifer Lawrence, quien se presentó a un humillante casting donde una productora le pidió bajar 7 kilos en 2 semanas, desnudarse y ponerse en fila con otras cinco mujeres más delgadas para rechazarla y decirle que utilizara las fotos de la sesión como inspiración para ponerse a dieta, provocando la queja de Lawrence con uno de los productores que simplemente le dijo: no sé porqué todos piensan que estás gorda si para mí estás perfectamente follable”.

En el caso de Meryl Streep, en 1976 con una industria muchísimo menos inclusiva y completamente misógina, durante su casting para la película King Kong se enfrentó al reconocido director italiano Dino de Laurentiis, al expresar que la 8 veces ganadora de Globo de Oro “era fea”, a lo que Meryl contestó: Siento que creas que soy demasiado fea pero esa es sólo tu opinión… me voy a buscar una más amable”.

Nombres como Thandie Newton, actriz de Misión Imposible II también figuran en esta vergonzosa lista, a quien un director le pidió que se tocara los pechos mientras grababa su falda y pensaba en como tenía sexo con un chico en la escena.

“Pensé que era un poco raro, pero había hecho cosas raras antes y había una directora de casting en la habitación”, confesó afectada Newton.

“Ok Magazine – Hollywood Reporter – Revista Elle”

Situación similar a la de la actriz sudafricana Charlize Theron, quien reveló a Ok Magazine, que un “famoso director” la citó en su casa para dialogar sobre un importante papel y hacerle una “prueba de cámara”.

“Recuerdo que fui a una audición para una película muy mala y me dijeron que mi vestido de lino negro no era lo suficientemente atractivo. Mi agente de la época me sugirió que le diera un punto más sexy así que me puse pantalones de cuero, un top ajustado de leopardo y volví a hacer el casting, pero tampoco conseguí el papel. Después de eso pensé ¡Que se jodan!”, fue el testimonio de Maggie Gyllenhaal para The Hollywood Reporter, sumándose a las denigrantes experiencias de sus compañeras.

Caso similar al de Emmy Rossum, Alison Brie y muchas otras actrices consolidadas en Hollywood, que en sus comienzos fueron acosadas y maltratadas sexual, laboral y psicológicamente con un “nos encanta tu trabajo pero queremos verte el culo” o “¿Cuándo te quitas la parte de arriba?”