La U logra un pálido empate ante San Lorenzo por Copa Libertadores

Este empate deja con mejor sabor de boca a los argentinos, que la próxima semana definirán en su casa el paso a la siguiente ronda.

38

Un magro empate 1 a 1 protagonizaron en el Estadio Nacional Universidad de Chile y San Lorenzo de Almagro, en el marco del encuentro de ida por la fase 2 de la Copa Libertadores de América.

Flojo partido protagonizaron los azules, que se podría justificar al ser el primer cotejo oficial de vuelta de sus vacaciones. Se les vio un equipo pragmático, sin sorpresa, donde todas sus líneas se vieron incómodas para hacer rotar el balón.

Los dirigidos de Rafael Dudamel cayeron en la estrategia del elenco argentino, que vino a defenderse y a armar sus ataques vía contragolpe. Salvo Marcelo Cañete y Simón Contreras, a los demás jugadores universitarios se les notó apagados, sin la chispa e intensidad necesaria para ir en busca del triunfo.

Si bien el gol de la U salió de un córner, fue preocupante ver que los laicos desperdiciaron casi todas las pelotas paradas. Tiros libres y de esquina mal ejecutados fueron la tónica del “Romántico Viajero”, siendo Mario Sandoval el principal responsable de aquello.

La poca generación de juego de ambos equipos se debió, principalmente, a lo cortado que fue el duelo. Demasiados fouls tácticos ocurrieron en el gramado ñuñoíno, situación que se presenció de principio a fin.

El primer tiempo fue somnífero, sin llegadas a los arcos y con muy pocas aproximaciones a las áreas. El empate a cero era un premio justo para la mezquindad mostrada por los dos clubes.

La escasez ofensiva se extinguió en el segundo lapso. Tanto la U como San Lorenzo comprendieron que debían ir a buscar la victoria. Este cambio de actitud trajo como consecuencia que en quince minutos se viviera de todo.

A los 61´ el elenco trasandino quedó con diez elementos tras correcta expulsión de Diego Braghieri por un feo planchazo contra Joaquín Larrivey. En ese instante, se pensó que la U haría valer la superioridad numérica, aspecto que no ocurrió.

No obstante, a los 75´y 76´ vinieron los goles. Primero, Angelo Henríquez aprovecha un centro de Cañete para ganar por arriba y clavar un cabezazo a un rincón imposible para el arquero rival. Al minuto siguiente, una desconcentración horrible de la retaguardia local que deja solo frente al arco a Franco Di Santo quien, con un tiro ajustado, logra la paridad.

De ahí en más, la U pasó el tiempo buscando con más ganas que fútbol el segundo tanto, sin la claridad necesaria. Por su parte, la escuadra bonaerense se plantó bien y evitó con una dura marcación cualquier acercamiento a su portería.

Finalmente, este empate deja con mejor sabor de boca a los argentinos, que la próxima semana definirán en su casa el paso a la siguiente ronda. Para la U, muchas dudas y pocas conclusiones positivas, tratando de enfocarse en ir por una clasificación épica como forastero.


También te puede interesar: