Las serias irregularidades que Contraloría detectó en ENAP

Desde sobrecostos en trabajos por mala planificación -que ascienden a $899 millones- hasta suspensión de labores para ver partidos salieron a la luz.

55

La Contraloría ordenó a la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) realizar al menos cuatro sumarios, luego de que una auditoría detectara una serie de irregularidades en las que se incluyen falta de información para acreditar el correcto uso de $2.800 millones destinado al pago de 400 trabajadores.

Según el reportaje realizado por BiobíoChile, entre las anomalías se encuentran sobrepagos que se realizaron en el año 2017 para llevar a cabo la mantención de una planta refinadora que costó al fisco cerca de $48.000 millones, por entonces US$75 millones.

La fiscalización detectó que en total se pagaron $899 millones de más a dos empresas, pese a que por norma del contrato se impedía, por funciones realizas en una refinería ubicada en la Región del Biobío.

Además se detectó falta de información para acreditar el correcto uso de $2.800 millones destinados a pagar el trabajo de 400 funcionarios que participaron en la faena, así como tampoco se pude esclarecer pagos realizados por ENAP a tres sindicatos como “incentivos”.

Y las irregularidades siguen, porque pese a las estrictas recomendaciones de hacer buen uso de los dineros públicos, la empresa durante el mismo año perdió 5,28 días de funciones, aun cuando un día de paralización le cuesta al Estado 1 millón 600 mil dólares diarios.

¿Los motivos? Un reclamo de un vecino por malos olores, un partido de fútbol de la Selección Chilena, una obra de teatro, entre otros.

Sin embargo, para ENAP no son días perdidos sino que “actividades relevantes que permiten asegurar el éxito de los objetivos del paro (de planta)”.

Contraloría también detectó otro informe, a lo menos curioso. Con fecha 28 de junio de 2018,  daba cuenta de un nuevo sobrecosto que ascendió a más de $846 millones. El “error” se debió a que los “expertos” creyeron que el paso del huracán Harvey subiría los precios del oro negro y sus derivados, pero no fue así.

Al ser consultados sobre los fundamentos de tal decisión, se dieron cuenta que no contaban con información detallada, pero se entregaron recortes de prensa. ¿Quién validó ese informe? Se desconoce.

Estos hechos se suman a otras irregularidades, además de acuerdos comerciales con errores redacción, información que no fue entregada a la Contraloría pese a la insistencia del organismo fiscalizador, faltas de boletas de garantías, entre otras anomalías.


También te puede interesar: