fbpx

¿Los votos se compran?: Las campañas con más dinero para constituyentes, parte 2

Revisamos a otros 4 de los 10 candidatos que más aportes han recibido.

La semana pasada analizamos los aportes recibidos y el perfil de algunos de los candidatos que más dinero han reunido para sus campañas a constituyentes.

 A continuación seguimos revisando quiénes son estos candidatos 

  • Pablo Herdener: Típico descendiente de colono alemán o suizo de esos a los que se les asignaron 20, 40 o 60 hectáreas de terreno a fines de 1800 y principios de 1900, en la zona de La Araucanía. Un gran comienzo para su desarrollo como “agricultor”, como él se define. Agricultor propietario de un holding que abarca un área agrícola, un sector industrial y un área inmobiliaria.

Así las cosas, no sorprende que este representante de la UDI cuente con más de 113 millones de pesos para su campaña, 40 de los cuales se donó el mismo, mientras que 30 fueron donados por otras personas que, coincidentemente, también son de apellido Herdener…

  • Constanza Hube: Su mayor credencial para aspirar a constituyente son 10 años como profesora de derecho constitucional en la Pontificia Universidad Católica. Sin embargo, su calidad de especialista se vio opacada por lo que ella denominó un “error de redacción” en una de sus gráficas de campaña. La verdad es que suena como una excusa muy barata para una persona tan preparada porque, de ser un error honesto, habría que postularlo al récord Guinness.

La gráfica originalmente difundida por Hube proponía consagrar “el derecho a desarrollar cualquiera actividad económica, sin limitaciones fundadas en lo moral, el orden público y la seguridad nacional”. A los pocos minutos de ser publicada generó las reacciones esperables, por lo que la candidata emitió un comunicado aduciendo un supuesto error de redacción. El texto corregido dice lo siguiente: “el derecho a desarrollar cualquier actividad económica (libertad de emprendimiento), siempre respetando las limitaciones establecidas en la ley, como aquellas basadas en la seguridad nacional, orden público y otras”. 

Claramente el primer texto es transparente con respecto a sus reales intenciones, mientras el segundo es solo una reacción apurada tratando de desmentir lo indesmentible. Por algo cuenta con 84 millones de pesos para su campaña.

  • Arturo Zúñiga: Otro que, por muy joven y “buena ondita” que pueda verse, representa lo peor de la política tradicional.

Con una campaña que ya ha reunido casi 80 millones de pesos pretende hacer olvidar las denuncias de que hace menos de un año, cuando era subsecretario de Redes Asistenciales, firmó contratos de arriendo de residenciales sanitarias por más de 200 millones, adjudicándoselos a propietarios que eran subalternos suyos, a funcionarios del Minsal y al subsecretario de Obras Públicas, Cristóbal Leturia.

“A lo mejor hicimos inadecuadamente un contrato, habrá que corregirlo, pero siempre la intención fue cuidar a la ciudadanía”, dijo en su momento. Más sospechoso, difícil.

  • Gonzalo Blumel: Como hemos visto en las 2 partes de este análisis, todos los candidatos que cuentan con mayores recursos para sus campañas comparten un perfil bastante homogéneo: ser de derecha o ultra derecha y representar a la política y al poder económico tradicionales contra los que se levantó la protesta ciudadana.

Pero aunque ese solo hecho ya es llamativo, el caso de Blumel representa un salto enorme desde la caradurez hacia la locura. ¿En qué mente cabe que el ministro responsable de pedir más fuerza a la policía para reprimir manifestaciones (lo que terminó con muertes y mutilaciones) pretenda ser constituyente? ¿Qué está pensando este tipo?

Bueno, al parecer lo que está pensando es que con una campaña de 76 millones de pesos hará olvidar su gestión a cargo de la “seguridad” de todos los chilenos…

Mario Cuche


También te puede interesar

NOTICIAS RECIENTES

DATO ÚTIL

TENDENCIAS