María Gracia Omegna contó detalles de lo que fue protagonizar “Dama y Obrero”

La actriz rememoró lo que significó trabajar en la segunda telenovela chilena diurna emitida en nuestro país, recientemente retransmitida por TVN. "Mis compañeros del canal me daban sus condolencias", sostuvo con respecto al momento en que la invitaron al proyecto, pues no había la costumbre de actuar en producciones en esa franja horaria.

75

El lunes 22 de marzo terminó la retransmisión de la segunda teleserie chilena diurna emitida en nuestro país, “Dama y Obrero”, transmitida en un inicio por TVN en el año 2012. Hace poco el podcast Reyes del Drama conversó con su protagonista, María Gracia Omegna, quien sinceró sus aprehensiones antes de actuar en esta producción dramática.

Con roles protagónicos de María Gracia Omegna y Francisco Pérez- Bannen, la historia narraba el romance entre una ingeniera y un obrero de la construcción, poniendo en e tapete un profundo antagonismo entre clases sociales.

La intérprete, que actualmente es protagonista de “Edificio Corona”, a nueve años de su emisión original, confesó el gran rechazo que le significó realizar esta telenovela cuando recién fue invitada a participar de la producción.

“Lo peor que te podía pasar era que te manden a una teleserie de las tres de la tarde. Me acuerdo que cuando me dijeron, mis compañeros del canal me daban sus condolencias”, reveló.

No obstante, admite que una vez iniciadas las grabaciones se dedicó a disfrutar este formato tan melodramático, que lo encontraba un poco similar a las telenovelas mexicanas o venezolanas de antaño.

“Lo terminé pasando increíble, fue un hitazo. Fue muy abrumador. Nunca he sido tan famosa como cuando hice esa teleserie”, aseguró.

En esta propuesta del Área Dramática de TVN, escrita por José Ignacio “Chascas” Valenzuela, María Gracia encarnó a Ignacia Villavicencio, una joven ingeniera que era víctima de los maltratos de su prometido, interpretado por César Sepúlveda.

La teleserie logró tal nivel de éxito que por primera vez María Gracia sintió en carne propia el significado de ser famosa. “No me daban ganas de salir a la calle porque todo el mundo quería fotos, me gritaban cosas. Era muy abrumador. Antes me molestaban, pero nunca tanto como en esa teleserie que hizo que me quedara más en la casa”, confiesa.

Entre los intensos hechos de la historia de la telenovela, el personaje de María Gracia afrontaba no sólo los maltratos de su novio, sino que también se enteraba que él se involucraba sentimentalmente con su madre y su mejor amiga, ingredientes que hacían más suculenta la telenovela para los espectadores.

“Era tan culebrón que era muy divertido hacerla. Era como ‘La maldita lisiada’. Era desgarrador, tan sufrido este personaje que me sentía realmente trabajando. Porque cada día era ¡¿cómo construyo esto?!”, enfatizó.


También te puede interesar: