Matt Richards: De la piscina de lona a la medalla de oro en Tokio 2020

De nadar en el jardín de su casa durante la cuarentena, a ser uno de los más jóvenes campeones olímpicos. Es la historia de Matt Richards.

Matt Richards

Matt Richards pasó a la historia en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El nadador se colgó la medalla de oro tras ganar en la categoría 4×200 para Gran Bretaña.

Sin embargo, su historia de esfuerzo de remonta al año pasado, cuando en medio de la pandemia del coronavirus, el joven de 18 años tuvo que entrenar en la piscina del jardín de su casa.

Dicha piscina mide tres metros de ancho, cinco de largo y tiene un metro de profundidad. Y durante meses, Richards pasó la cuarentena nadando de cara a la cita de los cinco anillos en busca del objetivo mayor.

Nadador pasó de entrenar en su jardín a ganar oro en Tokio 2020: “Es una  montaña rusa de emociones” | Upsocl

“Le ajustamos unas cuerdas elásticas a la pared del garaje y él pasó allí, nadando hora tras hora, en su traje de neopreno, para no perder su contacto con el agua”, mencionó Simon, padre del atleta.

Matt Richards: Una medalla histórica  

La presea conseguida por Richards y por el equipo británico, tiene tintes históricos. Esto porque desde los Juegos Olímpicos de Estocolmo 1912, un galés no ganaba una medalla.

Una proeza que logró en conjunto con Calum Jarvis, con lo cual lograron subirse a lo más alto del podio después de un siglo en los anales del olimpismo para dicho país.