Mauricio Pinilla sobre sus famosos carretes: “Lo peor para una depresión es tomar alcohol”

El ex delantero de la selección chilena se refirió a uno de los momentos más complicados en su carrera.

El delantero recientemente retirado del fútbol profesional fue entrevistado por Martín Cárcamo, en el programa De Tú a Tú de Canal 13, donde el ex Universidad de Chile repasó su vida carretera, problemas con la pareja y los duros momentos bajo la depresión.

Es sabido que el ex seleccionado nacional era bueno para el carrete durante sus inicios, lo que el mismo confesó en el programa de entrevistas. Estaba en otra. Tampoco que era de todos los días, pero cada carrete era atómico. Seguía con la mentalidad de que se daba todo fácil”, dijo el ariete.

Si me iba de Italia me compraba el Sporting de Portugal. Y del Sporting de Portugal a España. Tenía una línea de crédito muy larga. Pero la estaba gastando. Y después había que pagar esa línea de crédito. Y la pagué cara”, explicó.

El goleador pasó un complicado momento en el 2006, donde la depresión se acentuó, por lo que Pinilla buscó ayuda en varios lados.

Eso nunca lo he contado. Pero estaba como nublado, me sentía pésimo, angustiado. Estaba con depresión, ansiedad, crisis de pánico. Mi cabeza no estaba preparada para tomar ningún tipo de decisión. Era una crisis invalidante. Y me vine a Santiago a estar cerca de mis papás me aferré a ellos, los más cercanos, mi familia, y a los diez días llega el presidente del club con el director deportivo a buscarme”, confesó Pinigol al animador.

El ex jugador de los Azules explicó que “nunca tuve problemas con el copete, pero sí me escondía en eso. Era como la salida que tenía. A fondo. Y al otro día no me podía ni levantar. Ahí llegó el momento en que el club me dijo ‘Mauro, tenemos esta posibilidad, hay una persona en España…’ Me dijeron que me iban a hacer unas terapias con un sicólogo y todo”.

Y resultó que era una clínica en Marbella, clínica siquiátrica. Estuve dos semanas internado. Estuve con actores, actrices, gente muy famosa. No puedo nombrarlos porque es la privacidad de cada uno, pero era un hotel 5 estrellas, pero una clínica”, agregó.

En el año 2008, Mauricio Pinilla militaba en el Heart of Midlothian, donde el delantero confesó que, en ese momento, hubo un cambio en su vida que le permitiría tratar la enfermedad psiquiátrica. “Ahí digo ‘compadre, ¿cómo luchaste tanto? Tienes una hija. No puedes ser tan weón e irresponsable contigo mismo, primero que nada. Cómo soy tan pelotudo contigo de tirar todo por la borda lo que te hay sacrificado por tantos años, sobre todo con un bebé, que es una responsabilidad grande’” contó el ex atacante de Coquimbo Unido, su último club.

Eso me hizo darme cuenta. Traté de empezar a mejorar la relación con mi señora. Y un día, en un carrete previo a mi cambio de chip, salgo de mi casa, cuatro de la mañana, curao manejando, y voy a la casa de mi señora donde los papás. Me bajo y no me querían abrir la puerta, mi señora no me quería abrir. Me abre la puerta mi suegra. Entro el auto. Los levanté a todos, agarro a mi señora y le digo ‘el viernes nos casamos’. Y nos casamos el viernes”, complementó el actual comentarista de fútbol.

Fue como el cambio de chip esa noche. ‘No, no puedo. Esta vida no es la mía. Estoy en el cuerpo de otra persona. Esto no es lo que yo soñé, no es lo que yo trabajé, no es lo que yo pretendo para mi vida’. Y nos casamos”, finalizó el recordado seleccionado nacional.

Revisa la entrevista completa a Mauricio Pinilla: