Maurillo Pinilla recuerda sus peores días:”Quería dejar de jugar y mandar todo a la cresta”

El ex delantero de la selección habló de su depresión.

El ex delantero cuenta cómo luchó contra la depresión que padeció

El ex delantero Mauricio Pinilla ha develado detalles del padecimiento de la depresión por la que tuvo que atravesar hace algunos años, y afirmó que pensó en dejar el fútbol en su época de jugador del Heart of Midlothian de Escocia.

En el programa De Tú a Tú de Canal 13, el ex delantero de vasta trayectoria ha contado cómo fueron sus días en los que su carrera deportiva comenzó a desmoronarse producto de una fuerte depresión. Las declaraciones que ha realizado Pinilla sorprendieron por la dureza y el dolor que tuvo que soportar.

“Seguía con la mentalidad de que se me daba todo fácil. En 2006 cuando me fui a Escocia, de un día para otro me sentía ahogado, no podría respirar. Sensación de muerte, estuve hasta pensando cambiarme de casa porque no podía estar en el departamento”

El mundialista con la selección chilena en 2014 además agregó que, por la desesperación, no podía dormir ni entrenar en buen nivel, y por tal motivo, consideró “dejar de jugar y mandar todo a la cresta”.

Como su depresión no mejoraba, su estado mental y físico comenzó a desmejorar notoriamente y Pinilla no soportaba la situación. A raíz de esto, decidió volver a Chile antes de finalizar su contrato en Escocia, pero desde el club lo vinieron a buscar.

 “El presidente del club de Escocia me vino a buscar a Chile, estaba nublado y me sentía pésimo. Estaba con depresión, mi cabeza no estaba preparada y busqué estar cerca de mis papás”

Tras este gesto, Mauricio Pinilla decidió volver a Escocia y sumarse a los entrenamientos, y contó que fue conmovedor el apoyo de la dirigencia y de sus compañeros.

“En 2008 me di cuenta que tenía una hija y que no podía ser tan pelotudo conmigo mismo, traté de mejorar la relación con mi señora y cambie de chip al casarme

Antes de ese click con el que pudo comenzar a salir de su enfermedad, Pinilla pasó semanas muy duras en un hospital psiquiátrico: Lo peor para una depresión es tomar alcohol. Me escondía en eso, era la salida. Estuve dos semanas internado, había gente muy famosa. Era un hotel cinco estrellas, que no podíamos salir y teníamos actividades”.