Máxima tensión en Colombia: 19 muertos, más de 800 heridos y el Ejército en las calles

La ONU denunció que la Policía abrió fuego contra los manifestantes, que ya avisaron que las protestas continuarán. En medio del conflicto, renunció el ministro de Economía.

Protestas en Colombia. Un manifestante enfrenta el despliegue policial. (AP)

Al menos 19 personas murieron y más de 800 resultaron heridas en Colombia tras seis días de protestas contra el presidente Iván Duque

Las manifestaciones comenzaron el 28 de abril, luego de que el Ejecutivo presentara una polémica propuesta de reforma fiscal y tributaria ante el Congreso. 

Las protestas partieron como movilizaciones pacíficas. La masiva adhesión de los colombianos a las marchas llevó al presidente Duque a retirar el proyecto. Pero las movilizaciones continuaron en las grandes ciudades y el nivel de violencia escaló, culminando con disturbios entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad

Además: Con cacerolas y barricadas: Chile volvió a hacerse escuchar

La Defensoría del Pueblo colombiano contabilizó 18 civiles y un policía muerto durante el conflicto. En el balance del ministerio de Defensa hay 846 heridos, de los cuales 306 son civiles.

Por otra parte, 431 personas resultaron detenidas. Organizaciones no gubernamentales acusaron a las fuerzas de seguridad de disparar contra civiles.

En este marco, Duque ordenó que los militares ocupen las calles de las principales ciudades

Protestas en Colombia
                              Colombia. Manifestantes se protegen contra ataques de la Policía. (AP)

El proyecto

La propuesta de reforma fiscal sufrió un amplio rechazo por parte de los colombianos, por considerar que golpearía con dureza los alicaídos ingresos de la clase media, diezmados por la pandemia. 

El proyecto de Duque agregaba el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a rubros exentos, como el de servicios públicos, funerarios y elementos de electrónica. Además, todas las personas que ganaran más de 663 dólares mensuales pasarían a abonar Rentas

El presidente buscaba recaudar unos 6.300 millones de dólares extra, un 2% del PBI colombiano. Durante el año 2020, el Producto Bruto Interno del país cafetero cayó 6,8%, la pobreza llegó al 42,5% y el desempleo trepó al 16,8%.

Además: Cacerolazos en distintas ciudades de Chile, como respuesta al bloqueo del tercer retiro de fondos previsionales

El ministro de Defensa colombiano, Diego Molano, dijo que la violencia en las calles fue “premeditada, organizada y financiada por grupos de disidencias de las FARC” y por el ELN, que no participaron de los acuerdos de paz de 2016.

El sistema de transporte, los bancos, los peajes y algunos supermercados se vieron afectados en su funcionamiento en medio de las marchas.

La ONG Temblores denunció 940 casos de violencia policial contra civiles y advirtió que investigarán “la muerte de ocho manifestantes presuntamente atacados por policías“.

                          Ejército. El presidente Duque ordenó el despliegue de soldados en las calles. (AP)

Condena internacional

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea condenaron el “uso excesivo de la fuerza” desplegado por la Policía en Colombia. Otra de las consecuencias inmediatas del conflicto fue la dimisión de Alberto Carrasquilla, ministro de Economía y autor del controvertido proyecto, para “no dificultar la construcción rápida y eficiente de los consensos necesarios”, según palabras del ex funcionario.

El presidente Duque dijo que utilizaría la “asistencia militar” para “combatir a quienes, por la vía de la violencia, el vandalismo y el terrorismo, pretenden amedrentar a la sociedad”.

En Cali, el Gobierno determinó que 700 soldados patrullen la ciudad, con la orden de desactivar las “organizaciones criminales” que ocasionaron los incidentes

Además: India y América del Sur, los lugares más críticos de la pandemia

Marta Hurtado, vocera de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, dijo en Ginebra que trabajarán “para verificar el número exacto de víctimas y establecer las circunstancias de estos terribles incidentes”.

La ciudad del sur colombiano es una de las más afectadas por la brutalidad policial. “Estamos profundamente alarmados por los acontecimientos ocurridos en la ciudad de Cali en Colombia la pasada noche, cuando la policía abrió fuego contra los manifestantes que protestaban contra la reforma tributaria, matando e hiriendo a varias personas, según la información recibida”, dijo la vocera.

Resaltamos también que los agentes encargados de hacer cumplir la ley deben respetar los principios de legalidad, precaución, necesidad y proporcionalidad a la hora de vigilar las manifestaciones”, advirtió, y criticó el uso de armas de fuego contra civiles: “Solo pueden utilizarse como último recurso ante una amenaza inminente de muerte o de lesiones graves”.

Los alcaldes de Medellín y Bogotá se negaron a militarizar las calles, pero de todas maneras el presidente ordenó el despliegue del Ejército.

Seguirán las protestas

El Comité Nacional del Paro (CNP), que une a 40 organizaciones sociales de Colombia, avisó que las manifestaciones continuarán ya que “la gente en las calles está exigiendo mucho más que el retiro de la reforma tributaria”.

La agrupación pidió que los militares regresen a los cuarteles, castigar a los responsables de los ataques, dar de baja un proyecto de ley de reforma de la salud y aumentar la renta básica en todo el país