Meghan Markle asegura que familia real tenía preocupación por “color” de piel de su hijo

En conversación con Oprah Winfrey, la esposa del príncipe realizó sorprendentes declaraciones.

58

Meghan Markle, esposa del príncipe Harry, aseguró que su hijo Archie no recibió el título de príncipe debido a las preocupaciones que había en la familia real por el color de piel que podría tener el bebé al nacer.

“En esos meses en los que estaba embarazada, tuvimos una serie de conversaciones sobre que ‘no se le daría seguridad, no le darían un título’ y también preocupaciones y conversaciones sobre qué tan sería su piel cuando naciera”, reveló la duquesa durante una entrevista de dos horas con Oprah Winfrey.

“¿Qué?”, preguntó Oprah sorprendida, Meghan asintió con la cabeza y dijo “entonces…” lo que fue interrumpido por la entrevistadora: “Espera, hay una conversación”, por lo que la duquesa intervino “hubo varias conversaciones”.

Entonces Oprah insistió preguntando, “¿sobre qué tan oscuro puede ser tu bebé? ¿Eso?”. “Potencialmente y lo que eso significaría y cómo se vería”, dijo Meghan, quien se negó a decir con quién tuvo esa conversación pues “sería muy perjudicial para ellos”.

La duquesa además señaló que tuvo pensamientos suicidad reales y aterradores, “no podía quedarme sola”, por lo que pidió ayuda a los altos funcionarios de la monarquía. Sin embargo, se le negó toda ayuda pues no se vería bien en la opinión pública.

Meghan también reveló que su licencia, pasaporte y tarjetas de crédito fueron retiradas después de su boda y no estaban disponibles para ella, por lo que se sentía atrapada.

En medio de la entrevista, la esposa de Harry aclaró que a reina eran muy amable con ella y que los problemas eran más bien con quienes dirigían la corona.

Sin embargo, sus escandalosas declaraciones siguieron, pues también reveló que el día de su boda todo fue un espectáculo para las personas, pues realmente se casaron en secretos tres días antes.

Las declaraciones de Meghan hoy han sido tema de conversación en todo el mundo, pero sobre todo en Reino Unido, donde fueron calificadas como “devastadoras” para la corona.


También te puede interesar