Mercado Laboral: Las empresas y profesionales están hablando en el idioma de la sustentabilidad

Durante décadas, un buen salario y pertenecer a una empresa sólida fueron argumentos más que suficientes para atraer o retener talento. Sin embargo, hoy eso no basta.

Por Karina Perez Galindo, Directora Asociada de Robert Half Chile.

El mundo ha cambiado y hay mayor conciencia sobre temas que antes ni siquiera se abordaban, como los factores ambientales y una serie de condiciones que deben ofrecer las empresas más allá de un cheque a fin de mes.

Según cifras obtenidas en Chile por Robert Half, empresa especializada en reclutamiento y selección de personal, en una encuesta dirigida a ejecutivos que tienen influencia en el proceso de reclutamiento o tienen un rol de gestión de equipo en la empresa donde trabajan, el 52% cree que las empresas ya se dieron cuenta de que las prácticas ESG (medioambientales, sociales y de gobierno corporativo por sus siglas en inglés) pueden ser un factor de competitividad para la atracción y retención de talentos.

En el mundo de hoy, ya no basta con predicar, hay que practicar. Los factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo están pasando de ser una tendencia a convertirse en una realidad. Hoy las empresas y profesionales están hablando en el idioma de la sustentabilidad.

Para el 68% de los ejecutivos que contestaron el sondeo de Robert Half, mantener una agenda que incorpora prácticas ESG permite atraer y retener talentos. Un 49% cree que también es un factor que entrega una ventaja en términos de competitividad y un 48% considera que mejora la imagen de la empresa. Los consultados también mencionaron este tipo de políticas garantizan la fidelidad del consumidor (25%) y aumentan la confianza del inversionista (23%).

El mercado laboral hoy se está moviendo por algo más que el dinero a fin de mes. Las nuevas generaciones son mucho más comprometidas con causas como la preservación del medioambiente, por lo que contar con un buen ambiente de trabajo u otro tipo de beneficios, que escapan al modelo que imperó por décadas en el país y en el mundo, son condiciones que las empresas deberán considerar profundamente de cara al futuro.