Muertes, fracasos y mentiras: Las confesiones de los chefs en La Divina Comida

Mientras el español habló sobre la muerte de su hermano, otro reconoció que mintió en su currículum.

Este sábado Chilevisión emitió un capítulo especial de La Divina Comida donde cuatro destacados chefs compitieron por ser el mejor anfitrión de la semana: Sergi Arola, Álvaro Barrientos, Juan Pablo Mellado y Max Cabezón.

La noche inició con el chef español Sergi Arola, ganador de dos estrellas Michelin, quien habló sobre uno de los momentos más duros en su vida: “Perdí a mi hermano de una manera muy brusca. Tenía cáncer al pulmón y no me alcancé a despedir, era mi mejor amigo. Eso es muy duro, pero bueno”.

Tras esto, Arola finalizó la conversación diciendo que tenía una sorpresa gastronómica, por lo que los invitados comentaron que fue una “intensa conversación”. “Fue muy brusca la forma en la que él quiso dejar de hablar de eso claramente eso tiene una sola definición, el dolor aún es demasiado crudo y muy fuerte”, afirmó  Barrientos.

Luego vino el turno de Max Cabezón, quien habló de los problemas que tuvo para abrir su local de pizza en medio del estallido social y la pandemia.

“Arrendamos el local en Providencia y lo empezamos a mejorar. De repente no nos dimos cuenta y con el tema de la pandemia, cuarentena total, incertidumbre total, y el arriendo sigue corriendo y hay que seguir pagándole a los contadores y hay que seguir cubriendo gastos”, contó.

El ex MasterChef reconoció que se sintió agobiado, “te das cuenta de que no estás vendiendo, no estás generando, estaba acogotado. No teníamos ni ventanales, ni el empalme para conectar el gas al horno, fue terrible, entonces yo dije ya quiebra personal, no tengo cómo pagar ingresos, al banco, ni a los proveedores”.

Después de esta quiebra, con su socio volvieron a reunir cada peso que tenían y lo intentaron nuevamente a través de delivery, donde fueron vendiendo una pizza, dos, 10, 100, reconociendo que hoy el negocio pasa por un buen momento.

El tercer anfitrión de la semana fue Juan Pablo Mellado quien sorprendió a todos con una divertida confesión que involucraba al chef español.

En una ocasión quiso postular al “El Bulli”, considerado el mejor restaurante del mundo. Dentro de las preguntas que debía completar, se le pidieron nombres  de tres restoranes en los que había trabajado.

“Tendré que poner un restaurant con estrella Michelin. Yo no había trabajado en ninguno y puse el de este caballero”, confesó apuntando al español Sergi Arola, quien quedó sorprendido con la revelación.

Finalmente el último anfitrión fue Álvaro Barrientos, chef que tiene más de un millón de seguidores en YouTube, quien habló sobre cómo partió su pasión por la cocina.

“A mí me hacían cariño con la comida. Viví de allegado en la casa de mi abuela, que era la matriarca (…). Yo era el ser humano favorito de mi bisabuela y viceversa. Mi abuela se levantaba a cocinar y se acostaba pensando qué se comía al otro día”, recordó.

“Soy cocinero de ese momento, yo no podía entrar a la cocina porque era espacio de mi abuela. Era la reina. Ella era trabajadora de casa particular de una familia árabe, entonces aprendió mucho. Ella me enseño a comer, a agradecer y disfrutar la comida”, concluyó.