Muertos por asalto al Capitolio suben a cinco tras fallecer policía

El agente, que llevaba trabajando para la Policía del Capitolio desde 2008, estuvo durante 24 horas agonizando.

133
WASHINGTON, DC - JANUARY 06: Protesters interact with Capitol Police inside the U.S. Capitol Building on January 06, 2021 in Washington, DC. Congress held a joint session today to ratify President-elect Joe Biden's 306-232 Electoral College win over President Donald Trump. A group of Republican senators said they would reject the Electoral College votes of several states unless Congress appointed a commission to audit the election results. (Photo by Win McNamee/Getty Images)

Una nueva víctima fatal registró el asalto al Capitolio que se registró durante el miércoles por parte de partidarios del saliente presidente Donald Trump. Se trata del agente Brian D. Sicknick, quien falleció luego de 24 horas de agonía.

“Aproximadamente a las 9:30 de esta noche (5:30 en Chile hoy viernes), el agente de la Policía del Capitolio Brian D. Sicknick falleció debido a heridas que sufrió cuando estaba trabajando” en el asalto al Congreso, informó el vocero de la Policía del Capitolio a través de un comunicado.

El agente Sicknick resultó herido “mientras se enfrentaba físicamente a los manifestantes” que invadieron el Congreso, por lo que debió ser trasladado hasta un recinto hospitalario, donde finalmente falleció.

Con su muerte, el número de víctimas fatales asciende a cinco: Ashli Babbitt, una mujer de 35 años residente en San Diego (California, EEUU); Benjamin Phillips, de 50 años y de Ri (Pensilvania); Kevin Greeson, de 55 años, de Athens (Alabama); y Rosanne Boyland, de 34 años, de Kennesaw (Georgia).

Miércoles negro

La caótica jornada que se vivió en Estados Unidos el día miércoles comenzó cuando cientos de personas lograron superar los controles policiales y acceder al Congreso, lugar en el que se iba a nombrar a Joe Biden como el sucesor de Trump.

Los manifestantes se abrieron paso a través de las barricadas policiales y ocuparon el edificio federal durante horas, lo que ha sido calificado como uno de los días negros en la historia de Estados Unidos.