Última hora
NEGLIGENCIA

Cirujano chileno acusado por muerte de una mujer tras lipoescultura en España

Sara Gómez se hizo una lipoescultura con el médico chileno Javier Masso, especialista en cirugía cardiovascular, pero no estética, y el procedimiento le produjo la muerte.

Sara Gómez.Víctima fatal de una lipoescultura mal hecha.
Escrito en MUNDO el

Sara Gómez quería hacerse una lipoescultura, procedimiento de cirugía estética que no reviste mayores riesgos en las condiciones adecuadas, pero que desencadenó su muerte producto de una intervención mal hecha por parte de un médico chileno.

El doctor Javier Masso operó a Sara Gómez en la clínica de Cartagena, en Murcia, asegurándole a su pareja que la lipoescultura había salido bien, pero que la mujer perdió líquidos y sangre en cantidades importantes, por lo que estaba siendo “estabilizada”.

A las pocas horas de espera, todo se transformó en una emergencia, con el traslado de Gómez al Hospital General San Lucía de Murcia. Masso dijo que era una “medida preventiva”.

“Me tuvieron engañado”, declaró el novio de la víctima. “Todas las veces que me crucé ese día con el cirujano dijo lo mismo: Tranquilo que todo va a salir bien”, agregó.

Lipoescultura mal hecha por cirujano chileno provocó la muerte de Sara Gómez

Cuando los médicos del Hospital Santa Lucía vieron el abdomen de Sara Gómez, quedaron sorprendidos, emitiendo un diagnóstico preliminar, que según consignaron medios españoles fue que la mujer llegó “en shock hipovolémico y en una situación de extrema gravedad”.

Los profesionales detallaron que Gómez había sufrido enormes daños internos, propios de un ataque directo, entre estos, múltiples perforaciones intestinales, peritonitis fecaloidea y biliar, perforación duodenal, necrosis isquémica de colon ascendente, de pared abdominal, absceso retroperitoneal, laceraciones hepáticas y evisceración contenida.

Luego de la muerte de la paciente, fueron conociéndose otros detalles. El médico, identificado como Javier Alejandro Masso del Canto, es de origen chileno. Así lo han informado medios españoles como 20 Minutos. Se trata de un profesional especializado en cirugía cardiovascular, pero no en procedimientos estéticos.

La información difundida en medios españoles agrega que la novia del cirujano estuvo entre el equipo que asistió en el quirófano, pero no posee título en el área de la salud. Se trata de una garzona.

Los daños ocasionados a Sara Gómez fueron irreversibles. Tras 29 días en la UCI y de múltiples cirugías para contener las hemorragias, falleció. 

Campaña contra cirujano chileno responsable

En Facebook, un grupo denominado “La Voz de Sara” (donde publicaron la foto que se ocupa en esta nota), denunció su caso desde antes del deceso, buscando generar conciencia sobre los peligros de procedimientos estéticos en manos equivocadas. También publicaron fotos del único acusado.

Ignacio Martínez, abogado de la familia Gómez, detalló al medio La Vanguardia que se trata del delito de homicidio, ya que Masso ocasionó traumas a Sara, pasando a llevar varios órganos internos. Aseguró que los daños son “más propios del resultado de una reyerta con arma blanca”.

A pocas horas del deceso de Sara y de los pedidos de justicia en su nombre, la autopsia final reveló lo sucedido a la mujer que fue sometida a una lipoescultura mortal.

“Etiología médico-legal: Violenta. Accidental. Causa inicial de la muerte: Complicaciones derivadas de tratamiento quirúrgico estético. Causa inmediata de la muerte: Fallo multiorgánico irreversible. Data estimada de la muerte: aproximadamente a las 15 horas del 1 de enero de 2022”, revela el documento del Juzgado 2 de Cartagena, Murcia.

Masso compareció ante los tribunales de Cartagena, Murcia, para dar cuentas del procedimiento que lo tiene en serios problemas judiciales. Había en su contra una orden activa de búsqueda y detención, dictada por una magistrada local. Ahora deberá esperar el comienzo del juicio para que se establezca su nivel de responsabilidad, que a todas luces para total.

Comenta en @DUPLOS.CL.