Insisten en cobrar 120 millones por marcapasos para niña, pese a fallo de la Corte Suprema

Escrito en NACIONAL el
Victoria Farías es una niña de 9 años que espera hace meses la instalación de un marcapasos diafragmático. Su familia llevó a juicio a la isapre Masvida, con la que tiene un plan de salud, porque quisieron cobrarle 120 millones de pesos por la operación. La Corte Suprema resolvió que la isapre debe costear totalmente la instalación del dispositivo, pero la institución le comunicó a la familia que para optar a la cirugía en la la Clínica Alemana (donde está el equipo médico validado por los proveedores del marcapasos diafragmático) deberán pagar alrededor de 120 millones de pesos. La familia exige que se cumpla lo indicado por la Corte Suprema, donde ratifica que el costo del tratamiento debe ser cubierto por la isapre, ya que la decisión de Masvida va en desmedro de la rehabilitación de la niña y perjudica directamente el éxito de esta cirugía, que a su vez podrá mejorar considerablemente su calidad de vida. “Como parte del proceso los padres de Victoria presentaron a Isapre Nueva Mas vida S.A. un presupuesto, en donde se detalla que el equipo médico que asistirá la cirugía de Victoria pertenece en su totalidad a Clínica Alemana, ya que también allí desempeña sus labores el Doctor Renato Acuña, cirujano pediátrico de la Universidad de Chile quien previamente ha liderado las cirugías de los tres Marcapasos diafragmáticos instalados en Chile y es el único profesional validado por la empresa proveedora para la instalación”, expresó la familia en un comunicado. “La Isapre señala que Clínica Alemana no forma parte de la red de convenios a quienes ellos le dan cobertura, demorando una vez más la intervención de la pequeña Victoria Farías, quien se encuentra a un paso de ser independiente del ventilador mecánico que día a día deteriora su estado físico”, concluye el documento. Frente a este escenario, los padres de Victoria y su núcleo familiar, esperan que esto se solucione pronto y dedicarse 100% a la rehabilitación de la pequeña, cuyo estado cognitivo está intacto, mientras la burocracia e indolencia de la institución de salud afecta a toda la familia. “Esto demora el proceso de la cirugía por completo, ya que ahora debemos comenzar otra serie de trámites ante la Superintendencia, y también porque dependemos completamente de la aprobación de esta Isapre Nueva más Vida para poder trasladar a Victoria a Santiago. Hemos hablado con el proveedor y el marcapasos ya está en chile y la cirugía se debería llevar a cabo el 23 de abril. Además creo que la Isapre tendrá que hacerse cargo del éxito de la rehabilitación de Victoria, debido a que están haciendo lo imposible para retrasar la cirugía y desentenderse de lo dictado por la Corte Suprema“, dijo Carlos Farías, padre de Victoria.

También te puede interesar