Última hora
POLICIAL

Secuestro de chilena en Perú: marido niega acusaciones

Giorgio Armas aseguró que su esposa, Viera Rivera, nunca ha estado secuestrada. Dijo no tener idea de por qué ella hizo la acusación.

Giorgio Armas y Viera Rivera.Chilena acusa secuestro por parte de su marido peruano.
Escrito en NACIONAL el

El caso de Viera Rivera, la chilena que acusa a su marido de mantenerla encerrada durante cuatro años en su casa en Perú, ha provocado conmoción en los medios, que han recogido la denuncia y han buscado testimonios al respecto.

El matinal "Contigo en la mañana" de CHV ha sido uno de los programas que más de cerca ha seguido la situación, con enviados especiales a Chiclayo, Perú, que entrevistaron ya en 2 ocasiones a Giorgio Armas, el esposo de Rivera.

Armas es el principal apuntado en la acusación de secuestro de la mujer de 42 años. El peruano negó los hechos que se le imputan, asegurando que llevaban un matrimonio normal, salían a dar paseos e incluso sufrieron juntos la pérdida de un embarazo a inicios de mayo.

Marido de chilena que acusa secuestro en Perú negó todas las acusaciones

En detalle, a Giorgio Armas se lo acusa de mantener encerrada con candado a Viera Rivera y a su hija, a lo que se sumaría maltrato psicológico, según vecinos que han escuchado gritos provenientes desde el interior de su casa.

“Tenemos una academia de taekwondo en la casa y por eso escuchan gritos y golpes de box”, justificó Armas. “Mi esposa estaba bien, salía a todos lados, íbamos a la playa y tenemos pruebas, pero está coludida con la vecina. Ella le dice que me deje. Todo esto es una locura”, agregó.

Luego de conocerse la denuncia de secuestro, Rivera fue trasladada a una casa de acogida, donde permanece hasta el momento. Tras eso, Armas ironizó diciendo que “soy un secuestrador libre, porque la fiscalía no tiene pruebas. Niego todo, obvio”.

El otro apuntado por la mujer chilena es su suegro, el padre de Giorgio, Juan Armas Alcalde. "Al vivir en casa de mis suegros, me insultaban de la peor manera, pese a que estaba embarazada. Incluso mi suegro me golpeó al descubrir que hablaba con mi hermana pidiéndole ayuda, que me rescaten", contó al diario Correo.

"La comida me la daban por la puerta y luego me encerraban, pues todo el día me tenían vigilada", aseguró. Según su marido, eso es falso, ya que “hay muchos registros que desmienten el secuestro”.

Armas dijo, en entrevista con Julio César Rodríguez, que esos registros pueden encontrarse en cámaras de supermercados y otras de seguridad en la vía pública, que mostrarían a la mujer saliendo sola a la calle o a comprar.

Comenta en @DUPLOS.CL.