Yo Soy: El doble poder de seducción de los dobles

Los imitadores del programa de CHV han concitado interés más allá de su talento para emular a sus ídolos.

Steve Perry y Sandro, dobles de Yo Soy

Los dobles de Yo Soy, tanto los finalistas como los que han ido quedando en el camino, se han ganado el cariño del público. O, como mínimo, el interés. Así lo demuestran las miles de vistas que acumulan las entrevistas hechas por Valery Garrido aquí en Duplos a Fabián Alvear (Sandro), Betzabeth Ortega (Karol G) y Hugo Martínez (John Fogerty), entre otros.

¿Por qué atraen tanto estos personajes que emulan a sus ídolos? La respuesta corta es sencilla: por las historias. Porque son las historias las que seducen.

Nos gustan las historias de esfuerzo y surgimiento de nuestros cantantes y músicos favoritos. A muchos, nos gustan casi tanto como la propia música que interpretan. Y un doble, implica el doble de historias.

En el imaginario del fan, Carlos Caro y Zalo Reyes se funden en uno. Por lo que Carlos no solo goza de compartir el talento de Zalo; ahora también es dueño de la historia de Zalo; y, además, de su propia historia.

Es una cosa mágica que probablemente un psicólogo sabría explicar mucho mejor, pero que a cualquiera le resultará innegable. Nuestros ídolos musicales conectan con nuestra sensibilidad más primaria, incluso infantil.

Escuchar una canción evoca sensaciones y sentimientos que pueden alcanzar la intensidad de la euforia con la que los más futboleros gritan los goles.

A diferencia del ámbito deportivo, los dobles de Yo Soy sí pueden tocar la misma fibra que el original. Nadie vería un programa de dobles de futbolistas. No importaría si incluso fueran capaces de emular las habilidades de los imitados (por lo demás, si pudieran, los contratarían en equipos de fútbol). Encontrar al doble de Alexis Sánchez es algo simpático, anecdótico, de un viral y medio máximo. No da para un programa.

Pero cuando vemos a Brian Johnson diciéndole a Brian Johnson que lo tiene en la mira algo nos pasa. Cuando conocemos la historia de las 10 lucas que le pasó Zalo a John nos emocionamos un poco más de lo normal ante una situación como esa.

Porque la identificación ya no es solo con Zalo Reyes; es con el Zalo Reyes Carlos Caro.

Mario Cuche

¿Estás de acuerdo con lo expuesto en la columna? ¿O crees que hay otra razón para el éxito de los dobles de Yo Soy? Comenta en nuestras redes: