Prófugos: Más de 11 mil condenados no son ubicados en Chile

El 1.403 de los prófugos condenados a penas de cárcel se encuentran en la Región Metropolitana.

Prófugos cárcel

Según cifras informadas por Bío Bío Chile, 11.783 condenados no han podido ser ubicados y se mantienen en calidad de prófugos.

Pese a que los tribunales de justicias ya los hallaron como culpables, aún no han sido encontrados para cumplir sus condenas.

“La cifra negra de la justicia chilena está compuesta por todo tipo de delincuentes: desde ‘mecheros’ a violadores o asesinos, que jamás pisaron un recinto penal luego de que el juez dejara caer su martillo sobre el estrado”, cuenta Bío Bío

El detalle de los 11 mil prófugos

Del total de datos entregados por el Poder Judicial, 4.371 corresponden a sujetos sentenciados a penas efectivas de cárcel. Es decir, delincuentes que deberían estar tras las rejas. Mientras que los 7.412 restantes, están conformados por personas condenadas a penas no privativas de libertad.

1.084 de las órdenes de detención por penas efectivas “fueron dictadas por los tribunales de las regiones del norte grande del país”. Número que se divide entre las regiones de Arica, Tarapacá, Antofagasta y Atacama.

La Región Metropolitana concentra el mayor número de casos con 1.403 condenados a penas de cárcel. Cifra que se entiende por la proporción de habitantes y tribunales en comparación al resto del territorio nacional.

Más abajo en la lista, aparece la región de Valparaíso (458), Ñuble (355), La Araucanía (201) y Los Ríos (200).

Paradójicamente, las estadísticas entre el Poder Judicial y el Registro Nacional de Prófugos no coinciden.

“Este es un avance contra la delincuencia y el crimen organizado, vamos reforzar y renovar la lucha contra la delincuencia y narcotráfico, en esta batalla tenemos que tener una mano muy firme y muy dura”, afirmó el Presidente Sebastián Piñera cuando se promulgó la Ley 20.593 que creó el Registro Nacional.

La ley pretendía mandar al Servicio de Registro Civil e Identificación un listado donde se mantendría actualizando cada una de las órdenes de detención vigentes por tribunales penales.

Sin embargo, en la práctica el sistema presenta varias falencias. Una de ellas es que su funcionamiento no es automático.