Hace algunos años escuchábamos a las empresas requerir perfiles altamente capacitados, idealmente expertos y con experiencia comprobable en el área que se desempeñaba, altamente preparadas en las mejores universidades del país, lideres directivos que pudiesen manejar grandes grupos de colaboradores, estructuras sumamente jerárquicas, por lo que se buscaba personas que tuviesen hambre de ascender y trabajar más de las horas establecidas para demostrar su compromiso con la compañía, pero con límites, cuando eran profesionales muy ambiciosos también podían caer en los no deseados. Muchas veces te pedían un buen soldado, no era bien visto alguien que cuestionara las decisiones de la alta dirección.

Rebeca Márquez, Head of Sales & Digital en Robert Walters Chile comenta “Más empresas, indiferentemente de la industria, han evolucionado hacia el entendimiento de una nueva cultura organizacional. Una cultura que busca establecer nuevas prácticas empresariales y con ello un nuevo ADN en sus colaboradores.”

⤵ Descargar guía sobre el regreso al nuevo mundo del trabajo

Las empresas requieren de personas con mentes emprendedoras, que tengan la capacidad de ser versátiles, personas creativas e innovadoras que tengan la capacidad de cuestionar lo establecido y generar nuevas ideas, proyectos y negocios. Que muestren su ímpetu, convicción y pasión por los objetivos que muchas ellos mismos se establecen. Profesionales que estén dispuestos asumir riesgos y a equivocarse, ya no hay tiempo de certezas o grandes pilotos, hoy se requiere agilidad y acción, el mundo cambia rápidamente y con ello los negocios y las personas.

DUPLOS en Google News

Profesionales que fluyan en los open space, no sólo como una nueva forma de oficinas, si no que entiendan que hoy se debe trabajar de forma sistémica y multidisciplinaria. El contador que nunca pensó sentarse al lado de un comercial hoy debe tener la capacidad de entender el impacto de su trabajo en la gestión de su compañero y como entre ellos pueden establecer objetivos en común.

La importancia de este tipo de competencias no sólo es abstracta, sino que tiene efectos concretos claramente visibles, según los expertos. Las empresas que cuenten con miembros del equipo que cuenten con estas habilidades, lograrán incrementar la productividad, ser más eficientes y tener un mejor clima laboral

Para Rebeca, “el calce cultural entre candidato y empresa es clave para que esta relación funcione adecuadamente”. Cuando hay calce cultural, los empleados comparten los valores de la empresa y el propósito que esta quiere lograr en el mundo, y actúan como embajadores de la marca. Explorar estos aspectos durante el proceso de selección es clave para reclutar personal idóneo que se desarrollara en la empresa.

 


Sobre Robert Walters:

Robert Walters es una de las firmas líderes en reclutamiento profesional especializado, con enfoque en colocar a los mejores candidatos en cargos medios y directivos. Fundada en 1985, con operación en 31 países.