Mercado Laboral: Encuesta revela los «beneficios» que son tendencia en Chile

Los cambios provocados por la pandemia también han afectado la política de beneficios de las empresas. Mientras algunos beneficios han dejado de tener sentido, la ayuda tiene que apuntar a lo que los trabajadores realmente necesitan.

Escrito en ROBERT HALF el
Estacionamiento, ayudas para alimentación, convenios deportivos y servicios de transporte y acercamiento han sido por décadas algunos de los beneficios laborales más comunes que ofrecen las empresas en Chile. Sin embargo, casi un año y medio después del inicio de la pandemia del Covid-19, la realidad es diferente y el mercado laboral ha reaccionado. Una encuesta de la empresa de reclutamiento especializado Robert Half confirmó que, a raíz de las restricciones y cambios laborales provocados por la pandemia, las empresas han tenido que revisar los beneficios laborales no salariales que ofrecen a sus trabajadores. Para la Directora Asociada de Robert Half Chile, Karina Pérez Galindo, “las empresas han tenido que reorganizar sus prioridades y considerar las necesidades de sus trabajadores en un nuevo escenario”. A criterio de la ejecutiva, “la gestión de beneficios es de vital importancia para diferentes aspectos del funcionamiento de tu empresa, ya que no solo impacta en la vida de los colaboradores, sino también en su propia capacidad de desarrollarse en el mercado”.

Ajustes necesarios

Según la opinión de directores y ejecutivos C-Level, gerentes, coordinadores, especialistas, supervisores, asistentes y analistas de empresas de diversas áreas e industrias del país, los beneficios que las empresas ofrecían con más frecuencia a sus trabajadores antes de la pandemia eran notebooks, seguros complementarios de salud, celular con chip, estacionamiento y vales de alimentación. Sin embargo, un 34% de los encuestados aseguró que su empresa comenzó a ofrecer soporte de internet como beneficio, mientras que el 18% reconoció que su organización empezó a ofrecer asistencia financiera para establecer una oficina en casa. El 30% dijo que la empresa empezó a brindar apoyo psicológico debido a la pandemia. [caption id="attachment_34078" align="aligncenter" width="1026"] Karina Pérez Galindo: "Tanto las empresas como los trabajadores tuvieron que adaptarse a una forma de trabajar diferente y eso implicó cambios en las políticas de beneficios"[/caption] A juicio de la ejecutiva, “tanto las empresas como los trabajadores tuvieron que adaptarse a una forma de trabajar diferente y eso implicó cambios en las políticas de beneficios. Los incentivos relacionados con una dinámica de movilidad perdieron sentido y tuvieron que ser reemplazados por otros que resolvieran necesidades importantes de los trabajadores en términos de costos y comodidades para implementar un home office de calidad”. Esa lógica ha motivado a muchas empresas a cancelar beneficios como estacionamientos, vales de alimentación, convenios deportivos, subsidios de combustible y servicios de acercamiento y transporte. “Eso no significa que los beneficios que hoy se han suprimido dejen de existir”, enfatizó Pérez Galindo. “A medida que el país vuelva a la normalidad, los beneficios pueden volver a cambiar, ya que la gestión de beneficios es una actividad continua y no permanente. En otras palabras, es fundamental revisar los beneficios periódicamente para que sean lo que los trabajadores realmente necesitan. Ese trabajo implica escucharlos constantemente para conocer su nivel de satisfacción e implementar nuevas soluciones siempre que eso proporcione alguna ventaja”, concluyó.