Las contraofertas laborales han incrementado un 30% desde que comenzó la pandemia

Si tú eres el candidato y estás en la posición de decidir si aceptar o no una contraoferta, te recomendamos 5 preguntas que te pueden ayudar a tomar la mejor decisión

Escrito en ROBERT WALTERS el
Las contraofertas siempre ponen a los candidatos entre la espada y la pared. Por un lado, para la organización en la que trabaja actualmente, puede ser foco rojo sobre su satisfacción y por otro, para la empresa que está por contratar, después de invertir tiempo y esfuerzo en encontrar el candidato ideal, la decisión final puede cambiar en un segundo. Las contraofertas han incrementado un 30% desde que comenzó la pandemia, por el temor de las organizaciones al perder talento clave en un momento donde los procesos de reclutamiento podrían ser lentos.  De acuerdo con un estudio de Robert Walters, firma de reclutamiento especializado, el 41% de los profesionales ha recibido una contraoferta al considerar un nuevo cargo y de aquellos que aceptan, 39% vuelve al mercado laboral en un año. Si tú eres el candidato y estás en la posición de decidir si aceptar o no una contraoferta, te recomendamos 5 preguntas que te pueden ayudar a tomar la mejor decisión.
  1. ¿Por qué entré a un proceso de reclutamiento?
Alfredo Araneda, Country Manager en Robert Walters comenta, “esta pregunta puede parecer básica, pero es el punto de partida, al tener una contraoferta en la mesa, lo más seguro es que vengan mejores beneficios de los que contabas y puede ser tentador, pero ten en claro, ¿qué te hizo buscar un nuevo empleo?, o en caso de que te hayan buscado, ¿por qué quisiste iniciar un proceso? ¿Era curiosidad, para probar tus habilidades o encontrar nuevos retos? Tener esto en mente puede ayudarte a tener más claridad sobre qué decisión tomar. La reacción inicial ante una contraoferta puede ser emocional e impulsiva, pero es importante dejar la emoción de dejar el espacio de trabajo y a los compañeros para hacer una lista de pros y contras, además de conversarlo con amigos o familiares de confianza.
  1. ¿Qué está pasando en mi actual empresa y hacia dónde podría crecer?
Más allá de los beneficios inmediatos de la contraoferta, al pensar a mediano y largo plazo, ¿dónde te ves en la organización?, ¿hay posibilidad de crecimiento alineado a tu plan de carrera? Alfredo agrega, “Al entrevistar candidatos, muchos me comentan que la razón por la que se quieren cambiar de organización son las oportunidades de crecimiento. Existen organizaciones donde el crecimiento puede ser constante, en otras se necesitan años y los planes de crecimiento son jerárquicos y burocráticos. Es importante que analices tus objetivos personales y profesionales para entender en dónde te ves en un futuro cercano y si existe la posibilidad que buscas dentro de la organización.”
  1. ¿Por qué mi contraoferta llegó hasta ahora?
Muchas organizaciones toman las renuncias como un grito de desesperación de los empleados por ser valorados. Pero analiza, ¿habías expresado con anterioridad que te gustaría mejorar algo de tu empleo (beneficios, actividades) y no pasó nada? Tener una conversación abierta con tu actual empleador te puede ayudar a entender más sobre los motivos por los que la contraoferta llegó hasta el momento donde pensaron que te podían perder. Si decides tomar la contraoferta, también expresa tu compromiso por la organización y el mantener tu desempeño, ya que algunos empleadores consideran que si tuviste el interés de irte en una ocasión, se podría repetir.
  1. ¿Qué me detiene a decidir?
Con la incertidumbre actual del mercado laboral, puede que sientas temor sobre la seguridad de tus siguientes pasos y puede ser más fácil elegir “lo cómodo o lo seguro” pero piensa en lo que puede haber más allá de tu zona de confort, analiza a detalle los pros y contras de ambas oportunidades y decide. La indecisión puede ser tu enemiga y al final puede jugar en tu contra. Identifica qué es lo que te ata a tu trabajo actual ¿son las actividades que desempeñas, el equipo de trabajo, los beneficios que tienes? Al aceptar una nueva oportunidad, lo principal es que veas un crecimiento, ya sea con mayor responsabilidad, mejores ingresos o lo que se alinee a tus objetivos. Tal vez si lo analizas, descubrirás que las razones por las que te gustaría quedarte no son las correctas.
  1. ¿Te sientes valorado y reconocido dentro de la organización?
Si anunciaste tu salida y están buscando retenerte, pregúntate si realmente es porque te consideran un activo importante para la organización o si solo esperan a encontrar tu reemplazo y dejarte ir porque tuviste la intención de renunciar. Alfredo concluye “Como candidato es importante ser honesto en los procesos y no aprovechar posibles nuevas oportunidades como trampolín para obtener un aumento de sueldo con el empleador actual”. Aceptar una contraoferta es una decisión muy importante, ya que marca los siguientes pasos de tu carrera profesional y de las actividades que seguirás desempeñando en tu día a día. Si decides no aceptar la contraoferta, trata de finalizar la relación con tu actual empleador de manera amistosa y agradece todo lo aprendido dentro de la organización.