Cómo saber si tienes el equipo de trabajo adecuado

Tres consejos que ayudarán a formar buenos equipos de trabajo.

91

Algunos de los mayores problemas que tiene una empresa giran alrededor de su equipo. Y, al mismo tiempo, éste es la base del éxito. Una empresa fracasa o se vuelve exitosa gracias a la gente que trabaja en ella. De ahí la importancia de saber si tienes o no el equipo adecuado.

¿Cómo saberlo? Ting Shih, fundadora y CEO de ClickMedix, ofrece estas tres formas de saber rápidamente quién quién no es adecuado para tu empresa, basada en su experiencia como emprendedora.

1. ¿Los miembros de tu equipo se complementan?

“En ClickMedix cada uno de nosotros tenemos únicos, pero diferentes fortalezas. A veces me siento como si fuera un miembro de Los Vengadores, juntos podemos hacer cosas increíbles y cambiar una industria”, afirma Shih.

Es importante que haya un equilibro dentro de un equipo: que se complemente. Sin una cuidadosa selección tendrás numerosas discusiones ya que cada miembro tratará de eclipsar a otro. Es por eso cada uno debe tener fortalezas y responsabilidades distintas.

2. ¿Los miembros del equipo comparten la misma visión y valores?

En un mismo sector, pueden existir diversos intereses. Por lo que puede ser fácil perder la noción de la visión y la misión de la empresa. Pero tener a todo el equipo en marcha hacia el mismo objetivo acelera el crecimiento en la dirección correcta.

3. ¿Confías en los miembros de tu equipo?

“Después de haber hecho negocios en más de 15 países, sé que no hay nada más importante que la confianza”, dice Shih. “Y al principio es casi imposible saber en quién confiar”.

“Después de muchos fracasos, el propio sentido de la “confianza” casi se transforma en una “corazonada””, expresa. Y, además menciona, que cuando se forma una startup las subidas y bajadas te ayudarán a saber en quién confiar.

Completar el equipo adecuado puede ser difícil, pero es crucial para el funcionamiento de una empresa de éxito. Las habilidades complementarias, una visión compartida y la confianza son los tres ingredientes clave para asegurar un buen equipo.

Fuente: MundoEjecutivo.com