Stephen Curry: El regreso del vaquero indomable

El extraordinario base de los Golden State Warriors volvió con todo esta temporada, a fin de hacer olvidar la deplorable performance que, tanto él como su equipo, tuvieron el torneo pasado.

119

Si hay alguien que le puede disputar el trono de ser el jugador más dominante de la NBA a Lebron James, ese es Stephen Curry.

El extraordinario base de los Golden State Warriors volvió con todo esta temporada, a fin de hacer olvidar la deplorable performance que, tanto él como su equipo, tuvieron el torneo pasado.

Es verdad que el equipo oriundo de San Francisco (regresó a dicha ciudad tras una larga estadía en la vecina ciudad de Oakland) vio mermada sus intenciones de disputar el título el año 2020 por las constantes bajas, ya sea por lesiones o transferencias, que sufrió su plantel.

Entre estas decepciones estuvo Curry, cuya temporada regular fue literalmente para el olvido, pues una seria lesión en la mano izquierda hizo que se perdiera más del 60% de los partidos, lo que significó que GSW sintiera en demasía la ausencia de su jugador estrella y gran líder, al punto que ni siquiera clasificaron a los playoffs que se disputaron en la burbuja de Disney en Orlando.

Fue tan mala esa campaña, que parecía irreal dicha situación si se ponía en contrapuesto con las actuaciones de antaño que habían realizado de la mano del “30”, quien los encaminó a cinco finales consecutivas de la NBA, de las que ganaron con gran autoridad en tres de ellas.

El renacer

Al parecer, esa decadente campaña quedó en el pasado y Curry ha regresado a las canchas en plena forma. Sus números lo avalan, está intratable desde la zona de triples, mejoró sus estadísticas goleadoras y el equipo está volviendo de a poco a ser ese quinteto temible que arrasaba con sus rivales.

Esta semana tuvieron dos actuaciones soñadas, frente a Portland Trail Blazers y  Sacramento Kings, con un Curry en ambos encuentros a otro nivel, aportando 62 y 30 puntos en cada partido, respectivamente.

No obstante, aún no sabemos cuál es el real nivel de la franquicia californiana sin su jugador emblema. El equipo aún está en rodaje, aunque lleva un récord positivo de cuatro victorias y tres derrotas. La vara es alta si se intenta emular las actuaciones del último lustro.

El liderazgo de Curry está fuera de toda duda. Tanto dentro como fuera de la cancha, es el amo y señor. Con la ausencia por lesión de Klay Thompson y con un Draymond Green sin los destellos de antaño, además de los traspasos de André Iguodala y Kevin Durant, es el único llamado a encaminar a los más jóvenes a una seguidilla de triunfos que les permitan volver a instancias decisivas para ser campeón.

Los directivos de GSW no pierden las esperanzas de instalar nuevamente una dinastía en la NBA que, desde la época de los Bulls de Jordan o los Lakers de Bryant, no se impone con tanta claridad. Con Stephen Curry a un 100% de sus capacidades puede ser posible.

MVP

Otro punto importante es que Curry nuevamente se instala en el selecto grupo de candidatos para obtener el galardón del MVP del año. Junto al mencionado Lebron James, al griego Giannis Antetokounmpo y la estrella de Houston James Harden, se perfilan para disputar el trono. Este premio ya se lo llevó en dos ocasiones, la ultima en 2016 con el inédito y brutal récord de ser elegido por la comisión de expertos en forma unánime.

Pero, sin duda, el gran desafío de Curry es enfrentarse nuevamente a su clásico rival, el fabuloso Lebron James. Ahora coinciden en la conferencia oeste (Lebron realizó casi toda su carrera en la del este). Tiene paternidad en finales frente al “King”, con cuatro finales disputadas, tres ganadas y una perdida. Habrá que ver quién es el nuevo sheriff del viejo oeste. Lo cierto es que Stephen Curry quiere recuperar su sitial, su actitud en la cancha muestra que está con todas las ganas de volver a ser el vaquero indomable que rompió las reglas de la zona de triple, talento y liderazgo no le faltan para lograrlo.


También te puede interesar: