Twitter retoma la verificación de perfiles

Las últimas herramientas de Twitter han sido: Spaces, Fleets (que ya no existen), Super Follow y Twitter Newsletter.

La red social reabrió su programa de solicitudes para verificar cuentas, un proceso que estuvo suspendido desde el mes de mayo de 2021.

Twitter ha regresado. El formulario de solicitud retorna a la actividad y la empresa nuevamente recibe solicitudes de usuarios y usuarias de todo el mundo.

Verificación de Twitter

Desde que la red social estableció la posibilidad de que las personas verifiquen sus perfiles, solicita que las personas pasen por un ‘filtro’; luego de eso, bajo estrictas normas, Twitter ve si acepta o no la petición.

Lo primero que debe tener un usuario para aspirar a tener la insignia de verificación es:

  • Perfil original y auténtico
  • Relevante en el área que desempeña (por contenidos o por nombre)
  • La cuenta debe estar activa: publicaciones y movimiento constante

Luego de cumplir con los requisitos mencionados, Twitter evalúa el pase para verificar la cuenta, eso sí, teniendo en cuenta otros aspectos como: historial, si no proporciona lenguaje ofensivo, si el contenido es apropiado para la plataforma, entre otros criterios.

La ambigüedad de Twitter

Si bien, la red social ha tratado de aclarar dudas y transformar este proceso en un trámite más transparente, quedan dudas. Hay muchos criterios que no se revelan al momento de verificar o no.

La red social publicó en su plataforma lo siguiente:

Twitter Colapsó

Hay que recordar que la red social ha tenido recurrentes paralizaciones de verificación en los últimos años, y se estima que vengan más. Las explicaciones que ha emitido la compañía al respecto, es reconocer que la cantidad de solicitudes que provienen de todo el mundo, han colapsado el sistema.

La pausa más importante ocurrió en el año 2017 y duró dos años. La empresa no pudo contener las miles de solicitudes, que finalmente terminaron por derribar el sistema de Twitter.

No sería extraño que se produjera otro hecho de paralización, entendiendo que el proceso es largo en cada usuario: recepción, revisión y resolución. Si a eso le sumamos las miles de solicitudes, la máquina no dará el ancho.