Cony Capelli y las drogas: “Sanarse del prejuicio”

Cony Capelli concedió una entrevista a Revista Sarah, en la que habló de su relación con las drogas y de cómo lidia con los prejuicios.
Sebastián Leal - Periodista
3 Min de Lectura
Cony Capelli se refirió a su visión actual del consumo de drogas
Cony Capelli se refirió a su visión actual del consumo de drogas

Cony Capelli llamó la atención revelando que, a pesar de que su historial de adicción a la cocaína es público, personas le ofrecen drogas hasta el día de hoy. En conversación con la Revista Sarah, la ganadora de Gran Hermano profundizó en la etapa más oscura de su vida, y explicó cuál es su visión actualmente.

“Lo más heavy fue no tener donde vivir y estar de allegada en distintos lugares. Llegó un punto en el que mi vida estaba tan mal que no tenía nada, me iba a vivir con gente que no conocía”, relató.

La bailarina señaló que la cocaína “es una droga que te quita el alma”, pero que nunca perdió la conciencia “de que lo que estaba haciendo estaba mal”. “Estuve un año en rehabilitación, sana, pero después volví porque conocí a mi última pareja”, añadió.

Cony Capelli se sinceró sobre su antigua adicción

Cony Capelli cuando estuvo invitada a Pasapalabra

Respecto de cómo enfrenta esta situación ahora que realiza eventos nocturnos, la ex chica reality comentó es algo complejo. “Créeme que a pesar de que la gente conoce mi historia, aun así me ofrece drogas y lo veo como una prueba. Tampoco los juzgo, siento que ellos lo único que hacen es tratar de compartir la culpa de lo que están haciendo”.

“Por lo general, la cocaína es de mucha compañía, el drogadicto para no sentirse culpable, invita a otros. Hoy le tengo un rechazo muy grande”, agregó. Capelli señaló que al haber contado su historia, provoca que la gente esté muy pendiente de ella. “Me sirve para no perder el camino, me estructura más”, destacó.

“Lo que no me sirve es que la gente no entiende que yo no estoy sana para demostrárselo a ellos. Lo hago por mí. Fue mi dolor, mi sufrimiento, mis lágrimas. Incluso si recaigo, es mi recaída, no es tuya”, afirmó.

Respecto a los insultos que recibe por su antigua drogadicción, Constanza indicó que trata de tomárselo con humor. “Lo de jalera y cocainómana son los que más me hacen reír, porque yo sé que estoy bien”, expresó. “Es un reflejo de lo mal que estamos como sociedad. Lo más difícil para un adicto no es sanarse de la droga, es sanarse del prejuicio de la gente“, cerró.

Compartir esta Noticia
Exit mobile version